Alicia, relato de la desmemoria.

Alicia se propuso, valiéndose de argucias de su propia cosecha, vencer al Alzheimer.
Todo comenzó un día en que no pudo recordar algunas cosas, como le venía sucediendo a diario y se le vino encima una pena enorme vislumbrando su futuro.
La suma de la desmemoria y la pena fue como una bomba que le explotó en su cabeza.
Se imaginó en una sala sentada a la mesa con otras personas que aprendían los nombres
de multitud de cosas dispersadas por la superficie.Una tutora les iba enseñando cosas cotidianas, llaves por ejemplo, y esa gente repetía el nombre que habían olvidado.
No quiso verse allí…nunca.
Ni así tampoco…
Ni en una Residencia de ancianos…
Ni nada de nada…
Claro, tenía que inventarse un plan para los años sin memoria. Algo práctico y sencillo.
Empezar desde lo más simple para llegar ó no a lo complejo.
De esta idea se nutrió, empezando por el hogar y las compras..

Sigue leyendo

El Asesinato

Había llegado a la conclusión de que debía asesinarlo, sin más dilación. Esa noche…

Tristemente furiosa, con el corazón latiendo muy rápido y una rabia extrema, abrí el bolso y cogí las llaves de casa. Era la primera vez que lo veía todo tan claro después de tantos meses sufriendo por su culpa.

Nerviosa, impaciente e íntimamente convencida de lo que tenía que hacer, introduje con fuerza desmedida la llave en la cerradura –hice un ruido enorme– y se abrió de par en par la puerta. Me asusté de mi propio impulso, que hizo salirse la llave y me obligó a sujetar aquélla antes de que golpeara la pared recién pintada.

No era lógico entrar tan bruscamente, la agresividad no es mi estilo y resultaría extraño a los ojos de mi esposo. Lo que debía importarme era haber hallado la solución adecuada.

Sigue leyendo