Mujeres de cunas diversas

Nació entre algodones
deseada por la vida
con el sino marcado
de su felicidad.
Creció con el mimo
que de todo la cuida
desde la dorada cuna
hasta el más rico ataúd.

En una choza de paja
la parió su triste madre
y seca de leche llora
que le naciera mujer.
La cuna no fue de oro
y para servir la educaron
en absoluto silencio
sin otro fin que parir.

No tuvo el calor materno
cuando nació por nacer
sin día del calendario
ni un nombre para poner.
De sirvienta en casa rica
nunca la dejaron reír
mientras rieron las niñas
que acunó para dormir.

Niña de una humilde casa
que fue siempre bien querida
educada y muy cariñosa
creció libre y protegida.
El destino la marcó
cuando acabó la escuela
a trabajar la Maquila
hasta que el mal la mató.

Sigue leyendo

Anuncios