Mirando al mar

Mirando al mar

Sueñas conmigo mirando al mar
tu amor perdido en lontananza
sueñas que nos volvemos a amar
por mor de la imposible danza
de nuestra juventud perdida
Miras como sin mirar
en dulce espera amorosa
de un verdadero milagro
muy decidido a esperarlo
mientras la brisa marina
salada y fresca te roza
como una caricia mía
Sueñas con cierta tristeza
verme llegar en el vuelo
de una leve mariposa
quizás envuelta en la luz
plateada de luna llena
Miras como sin mirar
el inalcanzable horizonte
brillante de sol naciente
rojo ocaso de sol de fuego
Sueñas con naves lejanas
que llegan hasta tu puerto
cargadas de caricias mías
en baúles de cuero nuevo
a repartir todos los días
Miras como sin mirar
al cielo que nos protege
tan bello con su color
azul Prusia de ultramar
Sueñas con mis poemas
te abrazan con mil palabras
te curan del desamor
sin querer causar dolor
Miras como queriendo mirar
mientras sueñas con mi voz
arrullo para tus penas
caricias para el corazón

Anuncios

Paseo

Paseo

Trinos a cientos
sinfonía de verdes
nubes de viajes
brisas sin rumbos
calles mojadas
caras con risas
en un deambular
tan placentero
viendo en el cielo
otro ocaso solar.
Luz que se muere
se va con el sol
viajero de siempre
se va con mi amor.

Un mensaje…

Un mensaje…

Sentada en la arena
miro al horizonte,
que nunca se acaba,
cuando cae el sol.
Ocaso estival
pintado de rojo
se derrama
sobre el agua
como en un espejo
y llega a la orilla
todo ese fulgor.
Sol de verano
se va lentamente
metiendo en el agua
aunque no se baña.
Yo le digo adiós
con toda mi pena
porque yo no voy
Emprende su viaje,
como pasa a diario,
durante seis horas
para amanecer
indemne en tu cielo
para despertarte
Te lleva un mensaje
que le susurré.