Sueño reparador

Sueño reparador

He soñado con un Tribunal popular con Garzón y Silva de jueces, circunspectos y rectos, en medio de un Estadio con gradas para acusados y otras para ciudadanos.
Acusados eran unos miles… incluidos gobernantes malditos.
Los corruptos tenían abogados defensores muy bien pagados. Estaban bastante tranquilos, porque a lo sumo pagarían a Hacienda la multa correspondiente y quizás unos pocos añitos entre rejas doradas. Respondían a los jueces haber perdido la memoria ante hechos ocurridos muchos años atrás.
La grada de los políticos encausados se fue caldeando mientras protestaban por las acusaciones que consideraban sin fundamento legal.
El Gobierno entero era juzgado por haber destruido todas las bases constitucionales y destrozado el entramado público de la sociedad.
Al principio creyeron que era una farsa ser juzgados políticamente, no sentían vergüenza ni pena por sus acciones ni por sus declaraciones. Luego empezaron a quedarse serios al ver que se juzgaba su mala gestión de las crisis a partir de sus leyes y sus recortes, sin tener posibilidad de echar culpas a la UE.
Ya no reía Montoro, se les cortaba la voz y temblaban al contestar.
Entonces me di cuenta que era el Coliseo de Roma, cuando el fallo para todos fue de echarlos a los leones con los pulgares de los jueces hacia abajo.

El insoportable goteo

El insoportable goteo

En estos tiempos confusos, el goteo noticiable de corruptos se nos hace insoportable.
Padecimos la burbuja inmobiliaria, sufrimos la crisis financiera, nos acosa la Banca con hipotecas abusivas y sus desahucios, debemos todos el dinero inimaginado para pagarles su nefasta gestión bancaria y el masivo engaño con la adjudicación de Preferentes hasta a enfermos de Alzheimer, los gobernantes nos han engañado y aprovechan el momento para desmantelar nuestro Bienestar, los políticos no acaban de bajar a la calle, los periodistas se frotan las manos con las audiencias y agitan nuestras convicciones, los Jueces aplicaron las Leyes en favor de los poderosos hasta que les aplicaron los recortes y se colocaron a nuestro lado, las Policías se debaten entre cumplir las órdenes o defendernos, en fin…
Mientras todo sucede al ritmo impuesto por la impresentable Troika, los Corruptos han ido apareciendo del mismo modo que los deshielos glaciares dejan al descubierto huesos, vestidos y utensilios de nuestros ancestros.
Todos estos indeseables llevan años vaciando nuestras Arcas y , defendidos por abogados y legislaciones que consiguen alargar los Procesos hasta dejarlos fuera de las merecidas penas carcelarias y de las otras, consiguen pasar a un cierto olvido social.
Ellos ya saben que no cabe otra cosa que «aguantar el chaparrón».
Soportando los focos mediáticos van haciendo sus inciertas vidas hasta que llegue algo más interesante o importante y les desenfoque.
Quizás alguno deba cumplir parte de su condena,nunca «firme», hasta ese día que llegar… llegará como les consuelan sus Abogados. El dinero robado y a salvo de las garras del Fisco les devolverá a su vida y status.
Nosotros, ocupados con nuestros problemas, dejaremos de percibir lo insoportable del goteo porque se hará cotidiano.
Claro, que de vez en cuando no querremos adaptarnos a sus noticiables corrupciones y se nos ocurrirá echarles. Cuando suceda deberemos oír que somos una Turba violenta y encarcelable…