Gobernantes indignos

Gobernantes indignos

Desde que asumieron el gobierno, sabiendo la situación económica, estos políticos decidieron traspasarnos la “solución” del desastre.
Me explico, al ser exigido el austericidio por Merkel y la complicidad de la UE y su Banca, estos gobernantes se pusieron a desmontar nuestro estado del bienestar convencidos que sobreviviríamos.
Ya me los imaginé desde su primer viernes, reunidos muy sonrientes con lo que se les había ocurrido, cargarnos a nosotros su responsabilidad social.
A cada recorte social, un colectivo les sustituiría…
Niños sin comedores escolares, pues las ONGs y APA y Bancos de alimentos a sustituirles. Niños sin libros, lo mismo.
Becas universitarias reducidas, maestros despedidos, Sanidad y Educación públicas destruidas en favor de las privadas, dependencia sin ayudas y más, pues que se ocupen las Organizaciones solidarias si pueden.
Mujeres maltratadas, ya será menos y si denuncian que paguen tasas. Reducir personal del 016!!
Medicamentos y gastos sanitarios, bueno si es para pensionistas que paguen o se mueran cuanto antes.
Desahucios y Preferentes y demás cuestiones financieras, mejor dejarlos a sus posibilidades.
Trabajos con derechos laborales y con contratos indefinidos, ya está bien de vivir tranquilos cuando deben ser los empresarios los que impongan las reglas del juego.
Cultura, mejor retornar a la Iglesia y devolvernos a tiempos de ignorantes y dóciles.
Inmigrantes y pobres hambrientos, ONG y Comedores y Bancos de alimentos, todos implicados.
Imaginaron y sabían que se cumpliría, recaudaciones populares, programas televisivos solidarios, Voluntariado entregado, Asistencia social municipal, Cáritas,
Pobreza energética, recibirán de vez en cuando una ayuda y como el invierno son tres meses, pues eso.
En fin, la sociedad tiene resortes y recursos sociales que nos sustituirán.
Estos años de protestas y huelgas, dan fe que no todo es tan fácil y que reclamamos nuestros derechos.
En esta debacle social, han llegado a decretar leyes contra la libertad, la protesta y la huelga. En cuanto se sienten recusados por su absolutismo parlamentario, nos dan con el látigo de los decretos leyes.
Las cosas no han acabado resultando un camino de rosas para el Gobierno. Se les hundió la economía y cerraron demasiadas empresas, los mejores profesionales jóvenes han emigrado, la salud muy quebrada y la educación destrozada.
La pobreza infantil y general deja una estadística vergonzosa europea y no se puede ocultar. El trabajo se hizo tan precario que dura una hora…
Comemos cuando se puede y pagamos con retraso facturas imposibles. Generaciones perdidas para un país que había conseguido subir algunos peldaños homologando el nivel al europeo del centro y norte.
Hoy es una vergüenza que, una Ministra que dejó tiradas a las mujeres maltratadas, propicie un programa televisivo para sustituir lo que ella niega desde que llegó.
En fin, este gobierno ha perdido la vergüenza y niega su responsabilidad social. Necesita regalar el país a los ricos y a la Iglesia.
Yo espero que sean barridos del mapa político y que paguen con cárcel sus corrupciones y sus maldades revanchistas, a cuenta de los años socialistas.

Ignorantes sociales

La nueva clase social, que entre otras actividades bien remuneradas se dedican en cuerpo y alma a “tertulear”, es de una ignorancia social preocupante.
Estos actuales ignorantes se clasifican, vergonzosamente, en:
– personas residentes en sus burbujas sociales
– personas insensibles al sufrimiento de los ciudadanos maltratados
– personas con mínima empatía hacia la clase obrera entre otras
– personas que se venden al mejor postor
– personas indiferentes a todo
– personas ávidas de fama y exposición a cámaras, micrófonos y prensa escrita
El problema que nos preocupa es su supina ignorancia bien maquillada con palabras rimbombantes y/o vacías.
Arriban a la escena publica aprovechando un momento de libertinaje político, en medio de su mayoría absoluta, convencidos que pueden decir lo que se les ocurra.
Se visten de librepensadores tan falsos como dañinos.
Opinan de todo y muy seguros aunque deban dar a entender una sapiencia impropia.
Les han impelido sus empleadores periodísticos en gran medida, también por políticos sin calidad de tal.
Visto el panorama de estos individuos, toca comentar sus reacciones ante la realidad social.
Siempre están del lado equivocado dando lecciones de ciudadanía en cuanto las protestas populares suben de tono.
Desde siempre la protesta ciudadana ha tenido dos momentos, manifestarse en la calle y/o quedarse allí por el tiempo que crean necesario o son desalojados, es el primero.
Si no se consigue sensibilizar a los poderes o sus representantes, ni siquiera aceptar negociar las demandas, toca subir el tono.
Nunca se altera este orden de acción ciudadana.
Cuando nada se consigue llega el momento de subir de tono, verbi gracia el 15M.
Empiezan las críticas y nunca falla: “hay otras maneras de protestar”.
Escraches, huelgas, preferentistas, PAH y STOP DESHAUCIOS, sandalia en parlamento catalán, FEMEN en Congreso, 25S, desplantes a Autoridades y otras formas de grito popular, merecen esa única propuesta infame y totalmente desautorizada por la lógica social.
Estoy encantada de la sandalia, decir a un gángster que lo es y aclarar a un infame político revestido de banquero que debería estar en la cárcel.
Viviendo entre corruptos y ladrones institucionales, necesitamos estos vientos frescos que los pongan relativamente”en su sitio” cuando se puede.