Celos a la francesa

Los franceses tan “progres” en temas de pareja, por ejemplo, demuestran que adolecen de la necesaria igualdad de género. Ya se quejó de esto la escritora Simone de Beauvoir con respecto a su pareja sentimental, el filósofo creador del Existencialismo.
El machismo francés no tiene Glamour…
Los hombres más conocidos y que tendrían que dar “ejemplo” de igualitarios son los más penosos.
En el caso de Presidentes se ha hecho patente la doble moral, con esposas y amantes madres de hijos escondidos.
Mitterrand fue uno de estos “honorables” mentirosos por aquello de la doble moral.
Despertamos en estos tiempos a un machismo con tintes de proxenetismo inimaginables para el siglo que corre.
Machos cabríos parecen algunos. Asistimos a las actuaciones poco claras de un Dominique Strauss-Khan persiguiendo mucamas y denunciado por violación y proxenetismo, que dejan mal parado al sexo masculino en cuestiones mezcladas con el Poder.
Hombres capaces de perderse y de perder su futuro existencial por no saber contener sus instintos primarios, potenciados por ese engreimiento de ser inimputables.
Esa sociedad francesa tan plena de grandes virtudes y tan intelectual, falla en ese pilar tan importante.
Seguramente también hay un componente femenino que permite el mantenimiento de esa desigualdad de género tan particular.
Hoy tristemente es noticia la mujer actual de Hollande una periodista a la que se le suponía altura como tal.
Pues es una mujer capaz de dejar al descubierto unos celos “furibundos” contra la primera mujer y madre de los hijos de Hollande. Se coloca en una posición tan simplona de mujer celosa que recurre a todas las formas de atacar a Segolène Royal, incluído Twitter.
Apoya públicamente al contrincante electoral de Segolène con la intención de quitarle a ella posibles votos en la segunda vuelta.
La clase política francesa peca de sentido de Estado en cuestiones de sexo y de relaciones sentimentales. Con la ilusión que se vive esta Elección es imperdonable que la ensombrezcan los mundanales celos.

Vive la France

¡Vive la France!

Estamos deseando escuchar un discurso distinto al neoliberal. Soñamos con un camino más limpio y con el bienestar conseguido a lo largo de los años.
Hollande nos reconforta el ánimo.
Si es coherente con lo prometido, debiera de estar ahora sumamente preocupado. Tendrá que cumplir y tendrá que plantar cara a los neoliberales. Como se lo veía venir, Merkel ya acepta otras medidas en favor del crecimiento y hasta podría aceptar que el techo del 3% es una barbaridad estando en recesión.
El Partido Pirata es la respuesta de los indignados y toda una lección para esa Señora.
Hoy estamos contentos sin poder echar las campanas al vuelo hasta que Hollande nos cumpla… Digo así, porque él sabe que tiene a los europeos de más sentido común de su parte.
La pena es que siempre estamos en orillas políticas contrarias, socialistas allí y derechas duras aquí,y otras veces a la inversa.
Quizás en otras circunstancias haríamos un Eje inesperado pero muy interesante. Portugal-España y Francia. Hasta puedo vislumbrar a Irlanda, Islandia, Italia como las 3E perfectas y quizás otra más como un Punto G que nos alegre las vidas. Nunca se sabe…