Verano impaciente

Verano impaciente

Calor de cigarras en tiempo de estío
resol de la tarde naciendo con brío
en la brisa tibia planean las aves
bailan las flores a ritmo de valses
solana en los campos tan verdes
que huelen a hierba
aves que trinan en vuelos rasantes
rumor de agua fresca
neblina con sol de cualquier verano
calles que duermen sus siestas
árboles con sombra y otros
sin nada a la sombra
Esta Primavera sufre los acosos
de un verano impaciente
muy presto a reinar

Tarde veraniega

Tarde veraniega

Tarde apacible de verano
con una leve brisa
que me agita el cabello
y refresca la piel.
Risas de niños que juegan
con sonoras zambullidas
el cielo azul tan límpido
y un sol muy caliente
que sigue viaje a Poniente.
Lejanos trinos cantores
se oyen en medio del silencio
que imponen las tardes de estío.
Nadie camina por las calles
recogidos en sus casas
como hago yo y escribo
poemas que riman, sin medidas,
mientras discurre el tiempo
exactamente lento y sereno.