Apocalipsis local

Apocalipsis local

Simplificando, ha llegado a nuestro país personificada en:
-Wert, muerte socio/cultural
-Mato, hambre
– Gallardón, guerra judicial
– Rajoy, victoria neo liberal que cree es el bien.
Los demás son su cohorte de malos.
Dado que son siete años de desastres y que ya se cumplen desde 2006, los vimos llegar al Congreso en olor de multitud electoral; sin serlo realmente pero convencidos que si.
A los creyentes les cabe con seguir creyendo, ya vendrán perdones y glorias.
A los ateos, nos obliga a luchar para revertir este desastre de proporciones inéditas para este siglo tan maltratado.
Ciclos económicos capitalistas tan entendibles por los economistas y políticos, no debieran existir. Estos responden a criterios que no son sociales aunque padezcamos sus resultados con tanta violencia económica.
Traer a nuestras vidas hambre y muerte nunca tiene justificación ni tampoco perdón. Jugar con nuestras conquistas sociales borrándolas de viernes en viernes es de malditos.
Merecedores de castigos gubernamentales no son de recibo y menos de ese Partido gobernante corrupto desde sus cimientos.
Nada queda que no sea llevarle a su particular Juicio final, decabalgándole un día de estos.
Nos lo merecemos.

Verano insoportable

Verano insoportable

Hay tanta ignominia y tanta desvergüenza, que este verano es insoportable.
Por más que cada mañana estival, da lo mismo quedarse en la ciudad o no, despertemos animados algo sucede en la vida pública.
En la desazón que nos invade, el verano ha dejado de ser la estación festiva. Nadie cree en sorpresas que no sean las facturas desmesuradas.
Quizás queden aún las fiestas de los pueblos reavivadas por Mor de la crisis que devuelve a las gentes a las vacaciones con sus mayores.
Vivimos tan al día que no podemos gozar de gastos sin control. Aquellas salidas felices en que solo decíamos al final,¿Cuanto debo? ya no hacen tanta gracia.
Si ves las noticias te llevarás algún que otro disgusto y si no las ves temes no saber algún desmán.
Descubres que en tu pequeña ciudad somos muchos, unos por no salir de vacaciones y los más por el desempleo.
Miras un rato en la tv la comparecencia de presidentes y gestores de banca y caes en la cuenta que han montado el espectáculo jugando a ser demócratas. Organizan ese Circo y los cuestionados dicen que no tenían responsabilidad directa porque eran meros Delegados de sus Gobiernos y acabada la reunión todos tranquilos.
Cada día tenemos más claro que hubieron demasiados paniaguados.
Cada día vemos que la Democracia puede generar monstruos si no la vigilamos.
Unos medran y los más se acomodan.
Debemos retornar al Gobierno más simple posible, desmontando todo el tinglado actual.
Ya no sirven la adscripción a una Unión europea ni a una moneda falsa.
Quedarnos con menos Instituciones caras como el inservible Parlamento europeo, por ejemplo.
Reiniciarnos y empezar de cero se hace difícil en esta sociedad caciquil y de Taifas. Tendremos que estudiar como salvar nuestra sociedad quitando de en medio a los deshonestos y corruptos.
Una primera cosa será nombrar por Referéndum a nuestros iniciales gestores sociales y del mismo modo las líneas a desarrollar. Sus sueldos deben ser necesariamente bajos para desanimar a los calculadores.
La religión es de cada familia y las escuelas serán públicas y laicas.
Enseñaremos a niños y jóvenes el valor de ser cultos para poder ser libres.
No habremos reconocido deudas financieras y nuestra vida austera la podremos combinar con buenos Servicios públicos.
Todos seremos responsables de respetarnos.
En definitiva tendremos que ser otros…