Carta social europea

Carta social europea

Cuando pensamos que la UE recomienda contradictoriamente líneas de austeridad a la vez que recrimina a Gobierno español, quizás nos equivocamos. Lo digo pensando en inicios de Gobierno popular con amenaza/cumplimiento de usar los Consejos de ministros de los viernes en una máquina infernal. Cada viernes se decretaban aboliciones de Derechos sociales, laminando el Bienestar. No dejan de recortar, como quien rebusca moneditas en rincones del sofá.
Fue tanta la prisa y la saña, que los políticos europeos alucinaron. Nada tenía carácter de proyecto de Ley con intención de implantación progresiva. Era y es una prisa devoradora infatigable.
Nos quisieron convencer de la imprescindible pérdida de bienestar sin ningún recorte a las clases altas.
Ávidos Bancos estafadores europeos obligaron a incluir en nuestra Constitución la bendita clásula sobre la prioridad de la Deuda; que no la contrajimos nosotros. Para redactarla hubo nocturnidad y alevosía pactadas.
Entonces la UE tuvo la sorpresa española, una debacle social sin plazos y a pasos agigantados.
Lo que no sabían era que teníamos, como fondo de armario, una pequeña y poderosa Clase fascista hibernante. Nunca la tuvimos en cuenta como una monstruosa Hidra violenta y vengativa. Pues estaba a la espera, y en cuanto nació la Mayoría absoluta de derecha, atacó.
Era necesario restituir el fascista derecho de gobernar sin contar con nadie, dando furiosos golpes de catana a la población.
Todo ello me lleva a pensar que no es incoherente el mensaje de austeridad y recortes de la UE, lo que sucede es que no era la forma de hacerlo.
Para esta crisis no eran idóneos estos gobernantes mitológicos, hidras inmisericordes.
Es un tiempo de consenso y buen criterio parlamentario imposible de implementar con estos revividos monstruos. Iglesia y Fascio… son fuerzas retrógradas que no pretenden sacarnos de ninguna crisis. No creen en Cartas sociales europeas ni nativas.

Recomendación ciudadana

Han alimentado a un monstruo con finalidades concretas, muy entusiasmados.
Llegados al Poder, mediante váyase a saber cuanto dinero B, y empeñados por deudas a los suyos, vieron que no iba a ser fácil «centrarse».
Una Banca quebrada y la crisis inmobiliaria, fue demasiado.
Sabían donde se metían pero no aquilataron la debacle. Nombraron dos ministros económicos sabedores de la importancia del derrumbe y convencidos de la buena imagen europea dejando al que se codea con UE, en Economía.
Ante el espanto del descalabro decidieron colocar a personas inadecuadas por incapaces en experticidad, para mantenerle a Merkel toda la autoridad que ya le había dado ZP. Era la forma de parar los embates, según ellos. Equivocaron el tratamiento de choque, consistente en salvar a la Banca a cambio de que Europa aceptara no denominarlo rescate.
Entre una parte de su electorado intolerante y vengativo y el otro más liberal, tuvieron o quisieron apaciguar a los primeros y se decidieron en nombre de la austeridad más absoluta arramblar con el bienestar. Era como matar dos pájaros de un tiro, conformar a aquellos y cumplir dejando bocabierta a Merkel y a la UE.
Supongo que planificaron un camino con sus plazos.
Los dos primeros años, destrozarlo todo con rapidez y con saña. Acabados el bienestar, el empleo, la sanidad y educación públicas,las administraciones autónómicas, las subvenciones a todo lo que no fuera de los Poderes financieros, la protección a los desvalidos y a los pensionistas, luego sería coser y cantar.
Claro que cada Ministro debía competir en desmontar y maltratar todo lo que tuviera en sus manos. Así es que entre impuestos, tasas, copagos, retirada de todo tipo de Becas y subvenciones, cierre de puertas sanitarias a los vulnerables, negación de apoyo a la violencia de género, deshaucios sin Dación en pago, desarbolan a la sociedad.
La salud privatizada les sale más a cuenta y la educación también.
Ahora tienen a un monstruo creado, que se les escapa de control.
Imposible reconducir el descalabro y se les hace cada día más grande la tarea de gobernar.
Tienen organizado en el plan, una mejoría de sus recortes de modo que remontemos esta cuesta, a favor de sus próximas elecciones, europeas y las de aquí. Pero el monstruo incontrolado no les da oportunidad. Tampoco la derecha fascista que está encantada con su nueva posición social, ni quiere perder su poder recuperado una Iglesia decimonónica.
Ese monstruo es como la Hidra de varias cabezas, que nada ni nadie la puede dominar sin matarla.
Mareas ciudadanas, huelgas, pueblos y ciudades rebeldes, jueces legales, gobernantes desbocados e insumisos con todo, son las cabezas que rugen endemoniadas.
Un pueblo soberano y digno que les sustituye y da soluciones puntuales a sus conciudadanos, no era esperado por estos incapaces. Para nosotros, maravillosamente generado desde nuestras entrañas.
Antes de violar más Derechos democráticos y de decretar leyes antiaborto y de seguridad ciudadana, piensen un poco.
Harían mejor en irse ahora que se están resquebrajando, inmersos en sus corrupciones y mentiras. Nosotros no les necesitamos.