Infamia tuitera

Infamia tuitera

Ayer, en un simple tuit, un estafador dice que mintió en la viabilidad de su Empresa porque todas las cuentas que publicaba eran falsas. Escribió la confesión en 140 caracteres y ya está.
Avisando que haría un Concurso de acreedores, quiebra, consideró que había suficiente; lo peor es que es así.
Mientras se investiga y mientras se le demanda pasará bastante tiempo antes de ver resultados; justicia lenta y llena de obstáculos que aportarán los abogados para bien y para mal.
Se continua demostrando que nuestra sociedad está enferma, gravemente enferma.
Cada día las noticias nuestras tienen que ver con corrupción, estafas, nepotismo, puertas giratorias y cuentas en paraísos fiscales.
Cuando no son de ese cariz pues nos dan cifras espantosas de desempleo, pobreza infantil, emigración laboral, deshaucios, listas de espera sanitarias, suicidios.
Marca España putrefacta.
Gobierno malvado y gobernantes decididos a medrar con la crisis. Se apropian de lo público y colocan a sus familiares, por ejemplo, en todos los Organismos estatales y también privados que dependen de subvenciones públicas.
Descubiertos los mecanismos para mentir con seguridad de no ser rebatido, no se les cae la cara de vergüenza por ningún motivo.
Otros nuevos métodos llegan de la mano de las Redes sociales y de Internet.
Despedir sin dar la cara mediante correo electrónico, diríase que ya es normal.
El método tuitero nació ayer domingo, con la desfachatez de esconderse entre los caracteres.

Marea corrupta

Marea corrupta

Marea corrupta que crece y crece. Es más alta y dañina que la mar.
Es como un alquitrán pegagoso que llegó como lo hizo el chapapote
en Galicia; se fue apropiando de las playas y lo detuvo el esfuerzo de miles de voluntarios.
El problema es que el proceso de putrefacción/corrupción va infectando a las personas y es contagiosa entre los éticamente débiles.
No hay voluntarios para limpiar a las personas por dentro; solo la cárcel.
Además, no nos sirve pedir disculpas o arrepentirse; debieran devolver el dinero o pagar.
Ha llegado el destrozo hasta los que parecían honestos, solo parecían.
Cada día las noticias nos traen malas nuevas, no vale ser de izquierdas o derechas. Nada que hacer, solo añadir una cruz en la Lista negra infernal.
Golosas ofertas que pueden empezar por regalos y de pronto, descubierta la falta de ética política, la entrega de dinero se hace habitual.
Se convierte en normal que te paguen por trabajar en tareas administrativas favoreciendo a los pagadores.
Para hacerlo extensivo y que no parezca tan malo, el delito, se ofrece participar y van cayendo los de alrededor como el contagio de una epidemia.
Todo es empezar…

Clase política

Clase política

A este Gobierno le faltan gobernantes en el mejor sentido de la palabra.
Creo que se ha ido instalando en la sociedad y en los Partidos políticos un pragmatismo frío. Quiero decir que todo se reduce a pertenecer a un grupo con objeto de medrar y escalar posiciones de Poder cuanto más rápido mejor.
Toman la política como un sitio/empleo fijo y se apuntan a un grupo de gentes con ideas más o menos afines, con el mismo interés gregario que podemos estar en Asociaciones y Clubes deportivos u otros.
En otras épocas llevaba mucho tiempo formarse como Político y ni que decir si se soñaba con ser líder.
Estudiaban y aprendían Arte de la Declamación por ejemplo.
Unos por entrega social dedicaban sus años laborales a ese oficio, con poco interés de enriquecer a ciegas. Otros con ínfulas de llegar arriba de todo estudiaban todo lo existente en hemerotecas y bibliotecas. Ser un buen Orador era imprescindible.
El tener riquezas era otro tema muy diferente a lo que sucede hoy. Los que provenían de clase adinerada y los que eran menos afortunados en riquezas materiales.
Los hijos de familias ricas y/o acomodadas ya podían dedicarse con tranquilidad.
Según su buen hacer o según los resortes familiares encontrarían su sitio en puestos importantes.
Los más, se conformarían con trabajar en pro del bien común sentados en Parlamentos que les proporcionarían el sueldo necesario.
Unos pocos serían los que intentaran medrar con su oficio y corromperse. A estos se les juzgaba y apartaba del ejercicio de la actividad pública. Eran una vergüenza para ellos y sus Partidos políticos.
Sabido el delito, se actuaba rápidamente y con rigor porque la imagen partidaria y el futuro electoral eran lo más valioso.
Actualmente la prisa y la avaricia lo tienen todo corrompido.
Para ser político no se tiene paciencia para formarse y basta con ser amigo de algún militante.
Se valora positivamente el ser arriesgado, aventurero, simpático, «truhán un poco canalla»,y muy caradura. Ah, y prometer aportar votantes.
Han instalado en su pensamiento que ser de izquierdas es un rollo, con poca posible «salida electoral» y que ya no se lleva. Lo peor es que nos la han trasladado a nuestro pensamiento y han acuñado la idea de que Izquierdas y Derechas son cosas añejas y que ya ni existen ni se llevan…
Ha ido apareciendo todo tipo de personajes con muchas ganas de hacerse ricos a costa de sus votantes. Se han preocupado por sumergir a la mayor parte de sus adláteres en juegos sucios y negocios turbios y corruptos. Han conseguido que nadie investigue sus propias miserias y defienda a los corruptos hasta límites intolerables para la Ética.
La deriva hacia una rápida podredumbre política no les importa porque ya no tiene el mismo valor que antes la imagen partidaria.
Esto tiene su lado positivo porque se hundirán en sus propios charcos inmundos y nos dejarán libre el camino de la Regeneración.
Creo que ya no debiera existir el oficio de Político. Nadie con un sueldo fijo viviendo de la Política.
Como se atisba con 15M la actividad política sería transversal y con personas que se ocupasen puntualmente de temas concretos que le encomiende la sociedad.
Creo que ha llegado la hora de los Referéndums y otras formas directas de gobernar.
Es cuestión de perfilar esa nueva manera de hacer sin políticos al uso.
Los que se resistirán, como no, serán los políticos actuales y el Poder económico.
Habrá mucho trabajo por hacer y cambiar. Es nuestro deber,para con las generaciones futuras, conseguir una verdadera Democracia.
La consigna actual puesta de moda por Obama debemos hacerla nuestra, SI SE PUEDE.