Sueño reparador

Sueño reparador

He soñado con un Tribunal popular con Garzón y Silva de jueces, circunspectos y rectos, en medio de un Estadio con gradas para acusados y otras para ciudadanos.
Acusados eran unos miles… incluidos gobernantes malditos.
Los corruptos tenían abogados defensores muy bien pagados. Estaban bastante tranquilos, porque a lo sumo pagarían a Hacienda la multa correspondiente y quizás unos pocos añitos entre rejas doradas. Respondían a los jueces haber perdido la memoria ante hechos ocurridos muchos años atrás.
La grada de los políticos encausados se fue caldeando mientras protestaban por las acusaciones que consideraban sin fundamento legal.
El Gobierno entero era juzgado por haber destruido todas las bases constitucionales y destrozado el entramado público de la sociedad.
Al principio creyeron que era una farsa ser juzgados políticamente, no sentían vergüenza ni pena por sus acciones ni por sus declaraciones. Luego empezaron a quedarse serios al ver que se juzgaba su mala gestión de las crisis a partir de sus leyes y sus recortes, sin tener posibilidad de echar culpas a la UE.
Ya no reía Montoro, se les cortaba la voz y temblaban al contestar.
Entonces me di cuenta que era el Coliseo de Roma, cuando el fallo para todos fue de echarlos a los leones con los pulgares de los jueces hacia abajo.