Personas implicadas

Personas implicadas

Anteanoche hizo su presentación en un programa televisivo autonómico catalán una «extraña pareja»,pero no inviable.
Teresa Forcades, monja benedictina, Teóloga y Licenciada en Medicina especialista en Salud pública, aduce un clamor social de cambio para presentarse a las elecciones con un Plan Constituyente.
Arcadi Olivera, el economista adalid del cambio financiero que apoyó al 15M, es la otra persona de esa extraña pareja.
El presentador les inquirió si se presentan como cabezas de una nueva lista que nazca a partir de su Plan constituyente. No, ellos no pretenden ese extremo.
Su propuesta es crear un Foro de ideas y aglutinar en gran Movimiento a las hoy dispersas personas con sensibilidad social.
Propuesta 1ª, Estado propio.
Nacionalizaciones bancarias, devolución económica de los recortes, Dación en pago y todo lo que «pide» nuestra sociedad.
No es nada ilusorio el nacimiento de un Movimiento social unitario fuera de los clásicos Partidos políticos.
Ellos Teresa y Arcadi, recogen la necesidad solidaria de un país que quiere salir de la crisis sin las maneras de estos Gobiernos autonómico y central.
Teresa es una mujer muy entera y ya se la ve muy puesta en su nuevo proyecto. Reconoce que como religiosa no puede ser Política; ella pretende ser solamente la impulsora de ese movimiento. Arcadi lo mismo. En este mismo Programa de televisión estuvo hace un tiempo José Luis Sampedro y nos anunció que nos asomamos al cambio de Sistema económico y social.
Esta » puesta de largo» de dos grandes referentes sociales me lo hace vislumbrar. Esta vez no será necesaria una Revolución al uso, porque las condiciones están dadas venidas de la mano de la Crisis y de la austeridad mal aplicada. Recibe el nombre de crisis sistémica.
Las iniciativas populares traen los aires de cambio que tanto se reclamaban, ahora los necesitamos.
Creo que partir de la creación de un Estado propio es un posible handicap pero ya se verá.
Lo que temo es a los de siempre que no acepten ceder espacio político.
Tampoco creo que la necesidad del cambio sea una aspiración exclusivamente independentista, en cambio puede ser excluyente.