Carta social europea

Carta social europea

Cuando pensamos que la UE recomienda contradictoriamente líneas de austeridad a la vez que recrimina a Gobierno español, quizás nos equivocamos. Lo digo pensando en inicios de Gobierno popular con amenaza/cumplimiento de usar los Consejos de ministros de los viernes en una máquina infernal. Cada viernes se decretaban aboliciones de Derechos sociales, laminando el Bienestar. No dejan de recortar, como quien rebusca moneditas en rincones del sofá.
Fue tanta la prisa y la saña, que los políticos europeos alucinaron. Nada tenía carácter de proyecto de Ley con intención de implantación progresiva. Era y es una prisa devoradora infatigable.
Nos quisieron convencer de la imprescindible pérdida de bienestar sin ningún recorte a las clases altas.
Ávidos Bancos estafadores europeos obligaron a incluir en nuestra Constitución la bendita clásula sobre la prioridad de la Deuda; que no la contrajimos nosotros. Para redactarla hubo nocturnidad y alevosía pactadas.
Entonces la UE tuvo la sorpresa española, una debacle social sin plazos y a pasos agigantados.
Lo que no sabían era que teníamos, como fondo de armario, una pequeña y poderosa Clase fascista hibernante. Nunca la tuvimos en cuenta como una monstruosa Hidra violenta y vengativa. Pues estaba a la espera, y en cuanto nació la Mayoría absoluta de derecha, atacó.
Era necesario restituir el fascista derecho de gobernar sin contar con nadie, dando furiosos golpes de catana a la población.
Todo ello me lleva a pensar que no es incoherente el mensaje de austeridad y recortes de la UE, lo que sucede es que no era la forma de hacerlo.
Para esta crisis no eran idóneos estos gobernantes mitológicos, hidras inmisericordes.
Es un tiempo de consenso y buen criterio parlamentario imposible de implementar con estos revividos monstruos. Iglesia y Fascio… son fuerzas retrógradas que no pretenden sacarnos de ninguna crisis. No creen en Cartas sociales europeas ni nativas.

Recuento de atrocidades

Esta Derecha tan terrible aprovecha la directiva europea para suprimir todo y multar la disidencia.
Es por esto que quizás en Bruselas alucinen con este gobierno.
La mezcla explosiva de Iglesia «ortodoxa» y derecha fascista, fascina a los «Mercados» que no esperaban tanta eficacia.
No tengo datos pero por lo oído, los otros países rescatados profundizaron en sus ajustes con vistas a varios años y nunca con la prisa y saña observados aquí.
Ante tamaña eficacia gubernativa da alas a Bruselas y pide miles de millones más.
Quedará para el análisis social de la crisis, tres y no dos ítems, burbuja financiera más burbuja inmobiliaria más degradación de bienestar social.
Supongo que cuando el PP «reunió capital» para el asalto al Gobierno, buscó aliados financieros para su campaña electoral a cambio de prebendas.
El sueño de revancha de los poderes económicos, religiosos y sociales serían una pesadilla para nuestra sociedad.
Como dijo en su momento Rajoy, sabían perfectamente la situación económica del país y tuvieron la certeza de poder ser implacables contra todo lo que les molestaba o lo que les impedía ser omnipotentes.
Frotándose las manos y saltando en el balcón ( podía habernos hecho el favor de caerse…), hicieron la lista infernal escrita con los financiadores.
Ataque frontal al estado del bienestar para dar paso a la fagocitosis desmesurada de todo lo apetecible por el sector privado.
En aquel bienestar, cabíamos todos, ellos también. El problema se agrava porque desprecian la actividad pública que no la disfruten ellos y quieren robar nuestras arcas que se han quedado exhaustas.
El grave problema del bienestar social es que nos facilita pensar y decidir sobre nuestra vidas bajo el pensamiento razonado. Es una losa para los ricos negociantes fascistas que no permitamos ser nuestros propios»jefes».
Educar y en igualdad hace insufrible para la derecha que pretende dominarnos. Mejor bajo una rígida educación religiosa y si es necesario separados por sexo.
Rebajar el nivel educativo permite tener personas más permeables a la esclavitud, entre otras cosas. De paso, doblegar esas ansias diarias femeninas de independencia económica que es el inicio de todas las demás. Independencia para elegir pareja, para hacerlo en igualdad, para decidir sobre su cuerpo, para trabajar en igualdad, para pensar, para… todo.
Es la demanda de la Iglesia y del Opus Dei, volver a los tiempos de la Inquisición pero sin hogueras.
Suprimir derechos sanitarios desmedidos, porque el enfermo si necesita tanto gasto mejor que se muera. Aquello de dejar despejado el terreno a privatizar se hizo imprescindible. Legislada la ayuda a la dependencia, no hubo otra opción que desenraizarla. Muertos dos pájaros de un tiro, mujeres en sus hogares y dependientes esperando morir sanitariamente.
Esa mujer actual no tiene ni poder ni fuerzas para decidir sobre ella ni mucho menos sobre su cuerpo, por tanto hay que ser represivos con el aborto. De paso, si no aborta fetos malformados se consigue cortarle las alas, en casa de todas las maneras posibles.
Otra deuda electoral con sus financiadores, una reforma laboral regresiva y con el suficiente grado de recorte como para dejar sin dignidad a los parados; quitando ayudas a discreción y ofertando trabajos indignos. Minijobs a destajo y hambre de los mismos por parte de los damnificados. Eso o morir de cualquier manera.
Esta población tan contestona, desde el 15M, debe ser silenciada y ahogada. Pues entonces, se reforma la capacidad de manifestarse, de hacer huelga y de comunicarse entre sí por las denostadas redes sociales.
Ya se dejó en la calle a muchos ciudadanos por el simple hecho de haber soñado con «el nido propio a salvo de las inclemencias de la vida», ahora toca prohibirles protestar tanto solos como en grupos.
La Banca se apropia del dinero público de las Cajas de ahorro, deshaucia en su nombre, roba a los preferentistas y demás compradores de sus tóxicos productos, acepta inyeccion de capital europeo que viene de nuestros bolsillos, compra deuda pública más rentable que prestar a empresas y particulares, se enriquecen como y cuanto quieren.
Rebajar la seguridad de los pensionistas porque no son útiles para la economía diaria del país, nada más que en tiempos electorales. También es verdad que si se mueren antes es mejor para el Estado; no importa que hayan cotizado de acuerdo a sus ingresos porque ya no importa ni eso.
Dejar sin becas a todos los empobrecidos es de derecha total, en el entendido liberalismo de que cada cual se las apañe como pueda.
De paso, las mujeres se quedarán a atender a sus infantes.
Ni pensar en demandar por derechos conculcados, las tasas judiciales impuestas son para eso.
Si se marchan los jóvenes y los de mediana edad, pues menos a proteger desde el INEM, por ejemplo.
Con menos maestros, menos médicos, menos jueces y menos de todo lo que molesta a los poderes, estarán contentos.
Eso sí, deben hacer todo con premura porque saben que no repetirán; también saben que para recuperar lo perdido tardaremos mucho tiempo, no lo volveremos a tener de igual manera porque se quedará mucho por el camino.
Esta avidez de una derecha insaciable y tan antigua ( que añora lo que ya no se lleva) aprovechó las exigencias europeas y se adueñó del país.
Lo que no sabe esa derecha es que ya se le pasó su tiempo y que morirá como mueren las malas hierbas, las epidemias, las viejas ideas y las viejas maneras. Y si no al tiempo…

Felonía

Felonía

A nosotros, los que no votamos PP, nos queda claro que no lo hicimos porque sabíamos su ideología liberal.
Esta ideología se basa en el «que cada palo aguante su vela» que no es más que privatizar y deshacer el Estado del Bienestar, donde con nuestros impuestos nos dotamos del mismo.
Hay que tener en cuenta que estos liberales no renuncian a su cuota de Bienestar ni le hacen ascos; es su forma de no gastarse su dinero siempre que puedan y de robar todo el dinero público posible.
Al entrar como mayoría al Congreso comienzan, con velocidad delictiva porque no cuentan con la Democracia, a desmontar el Bienestar a cambio de que sus Empresas sean bastiones neoliberales.
Reforman las leyes que nos protegen a todos para conseguir lo impensable en una Democracia social, que les trabajemos a su antojo, no seamos estudiantes de niveles muy altos y que nos enfermemos lo justo.
Todo esto se podía prever y por eso no les votamos,aunque nunca imaginamos la profundidad del destrozo.
Los que creyeron a un Rajoy en Campaña electoral y consideraron que el anterior Gobierno merecía un castigo de proporción descomunal,
le votaron con deportividad vergonzosa.
Y castigaron sin compasión ni siquiera para si mismos.
Valido de electores propios y de electores «robados» al otro Partido y con engaños de traer trabajo y bienestar social entró como un elefante en una cacharrería a la Moncloa.
Ahora lo lamentamos mucho y muchos, y nos tememos lo peor; la caída del Gobierno en pleno y en pleno verano.

Rajoy, el encargado ( no Presidente)

Rajoy, el encargado ( no Presidente)

Hemos llegado lejos. Nos han destrozado como amenazó nada más llegar al poder el PP.
Ni ellos mismos esperaban el camino desbrozado como se lo dejaron los votantes.
Su aspiración era hacer cambios a favor de las privatizaciones en los Servicios públicos, pero les abrimos las puertas a sus redes de arrastre.
Al llegar al Gobierno se dieron cuenta que no es fácil gobernar y que su mandato no sería muy largo visto que estábamos al borde de la Intervención.
Los Poderes económicos exigieron rapidez, por lo mismo, de modo que «dicho y hecho» se pusieron manos a la obra.
Con unas caras de regocijo que ofenden la sensibilidad ciudadana advirtieron que cada viernes darían hachazos al Estado del Bienestar.
Sin compasión, como quien corta embutidos en lazcas, fueron quitando educación, sanidad, empleos, subvenciones y pensiones.
Desaparecer Servicios sociales uno por uno entre los que están la Ayuda a la Dependencia y la Protección a la violencia de género.
En sanidad se atrevieron con copagos de medicinas y quitando nuestro derecho a la privacidad hasta las Farmacias sabrán cuanto cobramos.
Amenaza repetida por si no nos habíamos enterado, los «ajustes continuarán cada semana».
«Esto no ha hecho más que empezar» dijeron ufanos.
¡Con la excusa de reducir todo lo reducible que indicaran los empresarios y Bruselas no hay límites!
Subir tasas e impuestos reduciendo exiguos sueldos, quitar sueldos enteros a funcionarios públicos, destruir empleos cerrando Entes públicos nacionales o autonómicos o municipales; porque como dijo Rajoy ha pisado el acelerador y no tiene freno!
Ningún guiño a nuestra desesperación con alguna medida para gravar a los ricos ni a banca ni a empresarios.
La avidez de Bruselas tiene prisa porque cuando nos intervinieron aceptaron no denominarlo así a conveniencia mutua. La UE exhausta prefirió no formalizar la actuación sobre España para no verse obligada a pagar miles de millones de €. Nuestro gobierno tendría de cara a la opinión pública la desfachatez de vanagloriarse porque no nos intervendrían.
Luego llega el Rescate que intentan disfrazar como bancario y todo gracias «a las presiones del propio Rajoy» sobre Bruselas.
La UE no piensa dar ese dinero hasta que no nos hayan quitado todo en nombre de una austeridad no merecida.
Yo leí hace unos tres años los libros escritos por Daniel Stulin denunciando que el Club Bilderberg, tan secreto que no se anunciaba nunca fecha ni lugar ni tema y se protegía con mucha Seguridad para evitar a los Stulin de siempre, era el encargado de diseñar estrategias para desaparecer el Estado del bienestar en estos años.
También tienen previsto a no muy largo plazo colocarnos debajo de la piel un chip para controlarnos bajo la excusa de una pretendida Seguridad personal. A pesar de nuestra sonrisa lamentablemente será así.
Los recortes se irán profundizando y en la medida que les dejemos hacer pues más harán.
Los Poderes desatados como Furias salvajes van planeando sobre nuestras cabezas a modo de aves rapaces.
No importan nuestro sufrimiento ni tampoco nuestros reclamos, están decididos a arrasar.
Aunque a ellos les toque algo de lo que recorten ya encontrarán corruptos que les amparen.
Hay tanta prisa por derruir que debemos saber que nos queda poco tiempo para reaccionar.
Siempre se ha luchado cuando no se tiene nada que perder y está llegando ese tiempo.
Anoche se volcó Madrid con los mineros y hoy les acompañó en la manifestación. Acabó con violencia policial y no se enfrentaron más allá de lo estrictamente necesario. Tenemos mucho miedo y lo saben.
Una Huelga general indefinida se presenta como una posible medida contundente que haga caer al gobierno.
Creo que se acaban los políticos habituales y pasaríamos a nuevas formas de gobierno más cercanas y adecuadas al tiempo nuevo. Estilo 15M, como ya comenté hace dos días, con todas las nuevas formas que se hagan necesarias.
Quitar de en medio los periodistas que nos desinforman y se dedican a opinar como políticos.
Referéndum para todo como los suizos y personas expertas para estudiar y redactar propuestas.
Lo más preocupante es que ni a Irlanda ni a Portugal ni a Grecia vemos levantarse para luchar por sus Derechos y su Dignidad.
Parece que ese terror atenazante no nos impelirá hacia la lucha y solo nos quedarán las soluciones individuales.
Soluciones de este tipo no serán las que levantarán el país y la economía. Nos quedaremos rezagados viendo como se comen de nuestro plato la poca comida que nos echen.