Acerca de amparohounie

Relatos cortos, novelas, poesía y opinión.

En Bruselas 

Ambiente grisáceo 
húmedo y frío 
que oscurece
pronto. 
Se siente tan solo
rodeado de gente 
mientras deshoja
una margarita
sí regresar o
no volver. 
Entre sus dedos
el último 
pétalo 
y un suspiro. 

Anuncios

Segurament 

En un alarde de sensatez escribiré un imaginario diálogo. 
– Buenos días señores independentistas. 
– Bon día señora. 
– Hablaré en castellano, sin pedir permiso a sus señorías ya que en la Constitución republicana redactada por vosotros se decretan tres idiomas, catalán, castellano y aranés. 
Sorpendente y exactamente cómo es hoy en día. 
Se me ocurre que para este viaje no hacían falta alforjas…
– Segurament…
– Quisiera darles la razón, porque pueden tenerla ¿o no?. Para ello necesito entender los inicios de vuestro pensamiento. 
– Nosaltres pensem que la nostra terra té desigualtats amb altres regions de España. Volem tenir les nostres contes y els diners. 
– ¿ Podría ser un tema de cooperativismo que no os agrada?
– Ès una bona visió. No volem “ café para todos “. 
– Tenéis razón, ya lo vaticinan los politólogos que el estado de las autonomías es muy caro, es erróneo y será en poco tiempo inviable. Una mala solución. 
– Doncs nosaltres aprofitem que som rics per obrir aquesta via de l’ independència. 
– Sois unos adelantados. Pero parece que aún no fueran mayoría ¿ no?
– Quan es decideix fer rebelions, aquesta es la dels somriures, no calen grans consensos. 
– ¿Es una rebelión?
– Mes o menys. Amb el grapat de gent al carrer tenim la certessa d’ anar pel bon camí. 
– ¿ Quizás este volumen de gente les encandila la conciencia? ¿ O no?
– Estem decidits a declarar l’ independència, amb tots el entrebancs economòmics, laborals i polítics. 
– ¿ Supongo que habéis sopesado todo?¿ O es un anhelo?
– Estem lluitant per la República.
– ¿ Es posible que ahora no sea oportuno? ¿ Si aplican el 155, qué pasará?
– Estem motivats i resistirem. 
– ¿ Y los que no?
– No ès un problema nostre. 
– ¿ Podría ser que todos estemos equivocados?
– Segurament…

Los antisistema llaman a la resistencia. 

Claro que no durmieron en el Arco de Triunfo en las tiendas de campaña de los jóvenes resistentes. Que no se pusieron delante de las escuelas para atajar los golpes de las policías. Que tampoco se les ve al frente de movilizaciones, solo un rato detrás de pancartas. 
Viven bien, cobran dinero público al que debieran renunciar porque son antisistema. 
Se sientan en el Parlament siendo antisistema. 
Han estudiado con dinero público y dan lecciones mientras viven dentro del sistema. 
Incitan a “vaciar” bancos para un corralito que la niña M reconoció tenerlo previsto. Y se atreve a reír cuando le se reclama por esa barbaridad. 
No dicen nada cuando se vacía Barcelona de Empresas, turistas, inversores y compradores de todo tipo… 
Estos chicos dicen que no debemos acatar, si llega, al recién estrenado 155. Y como tienen el poder del apoyo a Puigdemont en el Parlament …
Exigen el “ todos a una como Fuenteovejuna”. 
Vamos chicos, ¡que no les vamos a seguir sus propuestas! 
¡Que ya no se lleva inmolarse!
Y si queréis ser héroes, iros a luchar a los países en guerra que sólo piden pan y tranquilidad en libertad. Vayan a inmolarse solitos!!

Que no

Que no, que no quiero
promesas falsas
que no, que no quiero 
días sin glorias 
que no, que no quiero 
heroicidades vanas
que no, que no quiero 
flores arrancadas
que no, que no quiero 
pobrezas elegidas 
que no, que no quiero 
rebeldes sonrisas
que no, que no quiero 
la no independencia
que no, que no quiero 
ir a Ítaca 
que no, que no quiero 
ser manipulada. 
Que no!

Carta abierta 

Tengo setenta años. Soy una profesional jubilada. Y soy ciudadana del mundo. 
Vaya por delante mi respeto a todas las opiniones. Y yo quiero opinar. 
Y pretendo dirigirme a la CUP. 
Teniendo en cuenta “ juventud divino tesoro” y que ésta es heredera de las reinvindicaciones sociales para abanderarlas, creo conveniente opinar desde la sensatez que te dan los años. 
Os han ganado las prisas, convencidos de hacer posible una Utopía sin entender que por serlo siempre se aleja como el horizonte mientras caminamos.
Y para poder conseguirla siempre debe existir un pueblo sojuzgado, que no es el caso. 
Claro que puede entenderse desde el momento en que las urnas les abrieran las puertas parlamentarias y unos políticos mediocres les aceptaran vuestro apoyo a cambio de gobernar. Mi adjetivación de mediocridad tiene mi intención de poner de relieve la ineptitud de aquellos para hacer verdadera política. 
Habéis abierto una brecha magnífica para correr en pos de vuestros ideales independentistas a cambios de ser apoyos políticos.¿ Mala estrategia?, quizás. 
Ha llegado el momento de rendir cuentas, ante la andanada vuestra. 
Habéis forzado los tiempos y las leyes que decís no respetar pero sí tenerlas en cuenta , aprovechando unos gobernantes que no representan a todos los catalanes; pero que forman parte del sistema.
Con ese empuje juvenil habéis cortado puentes que no debieron quedar rotos, porque vosotros no sois los dueños de todas las verdades ni las realidades, creo yo. 
Niños “ ricos “ con crisis de crecimiento sí. Ricos en libertad, en autonomía, en catalanidad y europeísmo, en dinero para estudiar y con becas solicitadas al Estado, ricos en educación y sanidad y cultura, en días libres pagados por un procès, en dineros extraídos de las arcas públicas para Vías y demás gastos sin el permiso de todos, ricos en derechos humanos… ricos hasta estar con tiempo para crear un estado de excepción independentista que empuja a las calles a vuestra burguesía. 
Ricos en tiempo para redactar una idílica República plagada de falsas promesas y discutibles ideales,con la intención malsana de seducir. A los que necesitan sobrevivir inmersos en una crisis económica que no cesa y a los que tienen recursos económicos suficientes para dedicarse a “ sufrir” lo irreal. 
La irredenta manía de sentirse víctimas de Madrid, desde Pujol, les permite jugar a no ver todo lo que habéis hecho ilegalmente en el Parlament ni como empujásteis a las personas para ir a un referéndum ilegal. Que, desde luego, no se debió reprimir. 
En ningún momento se os ocurrió pensar que no todo es vuestro ni todo se puede violentar. 
En primer lugar no tenéis mayorías parlamentarias y no tenéis nada más que un ideal antisistema que no todos aceptamos. Además,¿ quien os da derecho para “ pedir” un 155? Porque, que os quede claro que pagaréis las consecuencias de no permitirnos disfrutar de nuestra Autonomía. Si sois antisistema, no tenéis cabida ni siquiera en el Parlament. 
Los mayores ya hemos vivido demasiadas situaciones violentas aquí y en muchos países, como para dejarnos encandilar por vosotros. Menos aún necesitamos ni deseamos la pobreza derivada de vuestras ilusiones. 
Os toca seguir creciendo y aprender a convivir… con el sistema. Es mi humilde opinión que no la considero absoluta. 
Eso sí, siempre nos quedará París … 

Siempre hay algo que aprender

Me siento dolorosamente privilegiada por estar viviendo una “rebelión “ muy europea. Se nota que los contendientes pertenecen a regiones relativamente ricas. Se han batido olímpicamente con floretes, de forma que cuando se tocan salta el pitido del fin del asalto. 
Todo va en cámara lenta. Los retadores fueron alentando sentimientos y luego los cocinaron al modo de Slow food. Obtenido el menú, lo llevaron al Parlament. Lo degustaron la mitad de los presentes con alardes de romper democráticamente los platos , que no tenía validez fuera de sus muros. Celebraron con himno incluido sabedores de que la comida no sabía a nada. Repartieron migajas mágicas de promesas mentirosas. Los contendientes fueron desobedeciendo los pitidos del florete y no hicieron caso de razones y consejos, envalentonados a fuerza de testosterona. 
Esta contienda muy europea, por la “elegancia” sin serla y desplegada casi siempre, se me hace digerible. De vez en cuando se han excedido con el picante como quien necesita dar manotazos al florete atrevido. Los tiempos de paz obligan a darse avisos en forma de cartas muy circunspectas. 
Desentona, porque además está fuera de los tiempos, el Rey tan puesto como padre de nadie que lo quiera, dando una reprimenda indigesta. 
De pronto el de Madrid se pone antiguo y pide una imposible respuesta con un SI o un NO. Es de risa si no fuera porque estamos agotados con los envites que no ceden. El de aquí se siente irónico y va respondiendo con sorna. Es así como en la Europa del sur se torea y dando la espalda al toro saludan con “virilidad” al tendido o sea al público que le aplaude a rabiar. También me sorprenden tantas florituras, pero no dejan de ser útiles para dar descanso a todos. Ahora vamos por dar trabajo al Senado que nunca sirvió ni hizo nada más que languidecer con los dinosaurios políticos. Otro envite con un descanso relativo. Porque por la mañana el de Madrid se despachó a gusto para dar una estocada al de aquí. Esta noche le responderá y seguramente con la teatralidad a que nos tiene acostumbrados. Porque el de aquí se pone de capote a su querido pueblo que tampoco respeta lo suficiente. 
En fin… la banca encabezó el desfile de salirse por el foro y no paran de huir las empresas de bandera. Creo que son fuegos de artificio para desalentar al personal secesionista. 
Ya digo, sigo con alucinación y prevención esta mal llamada “rebelión de las sonrisas”. Pero debo agradecer a la vida que me permita vivirla en primera fila. 

Soledad 

Soledad pegajosa
que no respeta
al poderoso.
Soledad tramposa
que se esconde 
de día
y asalta de noche.
Soledad 
que impregna
todo
de un vacío 
angustioso. 
Soledad 
que se queda
a vivir silenciosa
entre manteles de lino
o en sencillas sábanas. 
Soledad sigilosa 
que atrapa
los sentidos
y el habla. 
Soledad 
que se instala
cual oronda 
señora de casa. 
Soledad
tan humilde
que acompaña 
sin hacer diferencias.
Soledad
que hiela el aire
de ricos palacios
y de pobres casas.
Soledad 
llega presta
al llamado
del alma.