Hoy

Hoy

Como los Puigdemont y aliados, entiéndase Quim Torra como su títere, ya sabían que NO se levantaría “en armas” la ciudadanía de Catalunya, decidieron poner sobre la mesa la guerra de guerrillas urbana.

La denominaron Tsunami democrático. Ya habían creado CDR a semejanza de los CDR cubanos, forma de vigilancia calle x calle día y noche.

Disponen de los mejores abogados, que de paso aconsejan e instruyen cómo sortear los inevitables problemas con la Policía y con la Justicia. También disponen de los mejores publicistas y reconocidos expertos en marketing con ideas brillantes.

Habrá que investigar de donde sacan dinero para pagarlo todo.

Con los independentistas irredentos creyeron disponer de un terreno abonado para sus violencias.

Todo esto les sirve para tapar la indiferencia ciudadana; con la conciencia de haber sido engañados con una independencia utópica.

Todo fue un juego de póker dijo Ponsatí, huída de aquí, una ensoñación.

Todos sabemos que la judicialización

de la política iría seguida de una sentencia. Todos sabemos que se juzgaron los hechos de 6y7 de setiembre, 20 de setiembre y 1 de octubre. No se juzgaron las ideas.

Ahora sabemos que los juzgados reconocen que prometieron la independencia a la velocidad de un bólido, cuestión errónea.

Ahora pretenden dar una imagen catalana violenta, mentirosa.

Juegan otra vez para dar imágenes de rebeldía que no nos caben.

Hoy se enfrentan con sus valentonadas que han quemado nuestras calles, a toda la ciudadanía que quiere echarlos.

Que se vayan los de aquí y que se vayan por los sumideros los de allá.

Habrá que limpiar de políticos catalanes viles nuestro entorno.

Y sobre todo que se sepa que la violencia es la manera de engañar a España.

Para que no nos quieran también.

¡Nosotros ya sabemos quienes no nos representan!

Y ELLOS LO SABEN…!

Ay Catalunya

Ay Catalunya

Ay Catalunya

plora amb raó,

uns impropis governants

et volen cremada.

No volem això

perquè no volem violència.

Un vil govern,

de gent incendiària

enviscant als joves

violents,

no ens representa.

Fugits amb covardia,

necessitats d’estar vigents

i visibles,

atiant-nos

com si fóssim un ramat,

han volgut cremar-ho tot.

Lluitem per tu Catalunya,

lluitem per la teva pau,

sense foc ni profanar

la teva ciutat acollidora.

Som fills teus

tot nosaltres,

mare amantísima,

no et deixarem

en mans de la mala gent.

Lluitarem perquè

mai no ploris, nació digna.

Llegó la sentencia del Procès Llegó el día y dictaron sentencia. Esta es el final de una historia mal interpretada por un gobierno de ricos catalanes. Dedicaron años a crear una sensación de víctimas, lo inició Jordi Pujol con su mantra de que “España nos roba”, que extendieron como una mancha de aceite que lo embadurna todo. Las gentes sencillas y de bien han sido permeadas con el victimismo. Nos han tergiversado la historia de modo que lo sucedido con Felipe V, se vea y se crea de rigurosa actualidad. Las personas sencillas, que creen sin filtrar lo que ven y oyen por radio y televisión, están convencidas de la necesidad de dejar España porque no se sienten queridos y peor, despreciados. Estos sentenciados jugaron al póker, como dijeron a la prensa, sin sentido de responsabilidad. Nos prometían una República rica, igualitaria, grandiosa, con la displicencia de esa irresponsabilidad. Ahora pretenden jugar a tsunamis, protestas y desobediencias. Llevamos unos días de instrucciones por televisión, en clave de “se dice, instruyendo…”, tener preparados linterna, asientos plegables, radios a pilas, víveres para participar en tsunsmi democrático. Porque siguen empeñados en llevarnos al precipicio, y claro que nos empujarán si no lo hacemos!