Soledad 

Soledad pegajosa
que no respeta
al poderoso.
Soledad tramposa
que se esconde 
de día
y asalta de noche.
Soledad 
que impregna
todo
de un vacío 
angustioso. 
Soledad 
que se queda
a vivir silenciosa
entre manteles de lino
o en sencillas sábanas. 
Soledad sigilosa 
que atrapa
los sentidos
y el habla. 
Soledad 
que se instala
cual oronda 
señora de casa. 
Soledad
tan humilde
que acompaña 
sin hacer diferencias.
Soledad
que hiela el aire
de ricos palacios
y de pobres casas.
Soledad 
llega presta
al llamado
del alma. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s