Siempre hay algo que aprender

Me siento dolorosamente privilegiada por estar viviendo una “rebelión “ muy europea. Se nota que los contendientes pertenecen a regiones relativamente ricas. Se han batido olímpicamente con floretes, de forma que cuando se tocan salta el pitido del fin del asalto. 
Todo va en cámara lenta. Los retadores fueron alentando sentimientos y luego los cocinaron al modo de Slow food. Obtenido el menú, lo llevaron al Parlament. Lo degustaron la mitad de los presentes con alardes de romper democráticamente los platos , que no tenía validez fuera de sus muros. Celebraron con himno incluido sabedores de que la comida no sabía a nada. Repartieron migajas mágicas de promesas mentirosas. Los contendientes fueron desobedeciendo los pitidos del florete y no hicieron caso de razones y consejos, envalentonados a fuerza de testosterona. 
Esta contienda muy europea, por la “elegancia” sin serla y desplegada casi siempre, se me hace digerible. De vez en cuando se han excedido con el picante como quien necesita dar manotazos al florete atrevido. Los tiempos de paz obligan a darse avisos en forma de cartas muy circunspectas. 
Desentona, porque además está fuera de los tiempos, el Rey tan puesto como padre de nadie que lo quiera, dando una reprimenda indigesta. 
De pronto el de Madrid se pone antiguo y pide una imposible respuesta con un SI o un NO. Es de risa si no fuera porque estamos agotados con los envites que no ceden. El de aquí se siente irónico y va respondiendo con sorna. Es así como en la Europa del sur se torea y dando la espalda al toro saludan con “virilidad” al tendido o sea al público que le aplaude a rabiar. También me sorprenden tantas florituras, pero no dejan de ser útiles para dar descanso a todos. Ahora vamos por dar trabajo al Senado que nunca sirvió ni hizo nada más que languidecer con los dinosaurios políticos. Otro envite con un descanso relativo. Porque por la mañana el de Madrid se despachó a gusto para dar una estocada al de aquí. Esta noche le responderá y seguramente con la teatralidad a que nos tiene acostumbrados. Porque el de aquí se pone de capote a su querido pueblo que tampoco respeta lo suficiente. 
En fin… la banca encabezó el desfile de salirse por el foro y no paran de huir las empresas de bandera. Creo que son fuegos de artificio para desalentar al personal secesionista. 
Ya digo, sigo con alucinación y prevención esta mal llamada “rebelión de las sonrisas”. Pero debo agradecer a la vida que me permita vivirla en primera fila. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s