La palabra Democracia 

La palabra Democracia nos desborda la boca a todos. Aún sabiendo que ni siquiera en Atenas era realmente cierta. Poderosa palabra que nos sabe a miel, pero que hoy nos atacan con ella. Los políticos no se aburren de colocarla a modo de parapeto mientras se atrincheran para disparar y atacar con ella al ” enemigo”. 
Los periodistas la usan como si jugaran al basket con ella, y siempre encestan porque se lo creen. Se ha puesto de moda ganarse la vida y de paso la efímera fama de ser aplaudido, deambulando todo los santos días por las tertulias. Ninguno se cansa mientras nos cansan a todos. A la vera de la ” posverdad” nadie se avergüenza ni se retracta de decir mentiras que han bautizado como ” medias verdades “. Todos gritan desaforados empuñando esa palabra, democracia, mientras la ensucian y la embadurnan de cieno político. Cada día que pasa en este tiempo de locura libertaria, sin serlo ni pretenderlo, nos quedamos huérfanos de Democracia real y sincera. 
Pasará este huracán político y terremoto imperdonable, no falta mucho. Siempre amanece…
A nosotros, pueblo llano, nos tocará reinvindicar y sanear la palabra maltratada . Será un orgullo, de eso no me cabe la menor duda. 

Anuncios

La palabra Democracia 

La palabra Democracia nos desborda la boca a todos. Aún sabiendo que ni siquiera en Atenas era realmente cierta. Poderosa palabra que nos sabe a miel, pero que hoy nos atacan con ella. Los políticos no se aburren de colocarla a modo de parapeto mientras se atrincheran para disparar y atacar con ella al ” enemigo”. 
Los periodistas la usan como si jugaran al basket con ella, y siempre encestan porque se lo creen. Se ha puesto de moda ganarse la vida y de paso la efímera fama de ser aplaudido, deambulando todo los santos días por las tertulias. Ninguno se cansa mientras nos cansan a todos. A la vera de la ” posverdad” nadie se avergüenza ni se retracta de decir mentiras que han bautizado como ” medias verdades “. Todos gritan desaforados empuñando esa palabra, democracia, mientras la ensucian y la embadurnan de cieno político. Cada día que pasa en este tiempo de locura libertaria, sin serlo ni pretenderlo, nos quedamos huérfanos de Democracia real y sincera. 
Pasará este huracán político y terremoto imperdonable, no falta mucho. Siempre amanece…
A nosotros, pueblo llano, nos tocará reinvindicar y sanear la palabra maltratada . Será un orgullo, de eso no me cabe la menor duda.