Canción de otoño 

Canción de otoño 
Relámpagos, rayos y truenos

llegan con las nubes negras

que ni siquiera los vientos 

las dispersan 

Se fue haciendo la noche,

mientras era la tarde tibia,

entre rayos y centellas 

que dede ya nos anuncian

al otoño que nos llega. 

Como fanfarria de fiesta

y con fuegos de artificio 

la tormenta se desata

demasiado atronadora 

para una lluvia muy fina

Tiemblan todos los cristales 

al retumbo de tambores 

otoñales 

y las calles quietas y 

en silencio

esperan los ríos 

fríos 

Amarillearon las hojas

que planean al caer

a los bordes del camino

en las aceras 

y el parque. 

Flotarán en esos ríos 

navegando en el asfalto 

mientras te espero 

amor mío 

y miro 

desde mi ventana  

en penumbra 

la lluvia que cae serena. 

Supuse que la fanfarria 

era tu anuncio y llegada

para esta hora precisa

y me puse rosas

rojas

en mi cabellera rubia 

y me perfumé la piel 

que te espera tibia

tan dulce como la miel 

Vendrás cabalgando

un rayo

refulgente y vigoroso 

y cegarás mi mirada

mientras me robas mis besos. 

Anuncios