Noticia 

Noticia
La noche se hizo espesa

el silencio fue rotundo

me atenazó el cuello 

y rompí a llorar

La luna creciente 

como plata fría

acompaña mi llanto 

en respetuoso silencio

Ay Ay Ay vida mía

De pronto me vi dudar

cuantos Te quiero dije

cuantos besos te di

cuantos abrazos regalé

Deseos de cambiarme 

si tuviera que ser

enfermarme por ti

Trajo la luna 

un amanecer tranquilo

luminoso de sol y amarillo

cuando se deshizo 

la triste y larga noche 

Plena de trinos 

y gorjeos

la suave brisa

inundó la mañana 

Se esfumaron las penas

trocadas en sonrisas

y grité Te quiero 

lancé besos al aire

Bella vida bienvenida

siempre magnánima

nos infundes valor

entre efluvios de amor. 

19 y 20 de mayo, 2016