El denominado Pacto a la naranja

El denominado Pacto a la naranja 
Era casi lógico, aunque sonara a descabellado, el pacto que firmó Pedro Sánchez con Rivera. 

Estando ideológicamente en una izquierda descafeinada , el PSOE tiene demasiado temor a formar un gobierno que le obligue a ser de izquierdas; con lo bien que le va con la derecha económica para gobernar tranquilamente. 

Tener a Pablo Iglesias a su lado creo que le da vértigo a Sánchez. 

Queda claro que el PSOE se siente relajado y contento conque el trabajo sucio de desmantelamiento de un Estado del Bienestar, que tuvo su motivo con el muro de Berlín y la guerra fría, lo haya hecho el PP. 

Apoyados por C’s ya no necesitan restituir ningún derecho, y además dicen que debieron ceder y se quedan tranquilos. 

Ley laboral, necesaria para tener contento a empresarios y por ende al IBEX 35, se mantendrá con algún maquillaje y cambio de nombres. 

Ley Wert, la mantienen si una pizca de rubor. 

Temas constitucionales, ya se verá cuando haya tiempo. 

Ley mordaza, pues otro maquillaje. 

Ley contra violencia de género, tampoco habrá prisa; eso sí asumir lo de Ciudadanos, igualar violencia de ambos géneros. 

Recortes en sanidad, los que se puedan mantener pues dejarlos. 

Judicatura, ya les gusta nombrar a los fiscales y jueces. 

Dación en pago, se puede legislar porque hasta la banca puede asumirlo. 

Infancia y juventud, algunas cuestiones candentes se reformarán. 

En fin, no puede ser mejor gobernar en coalición para no tener que escorarse a la izquierda. De esta forma el PP le da visto bueno y ya se puede mudar Pedro a la Moncloa. 

Eso sí, a nosotros nos quieren dejar sin futuro. 

Quizás no les resulte tan sencillo …

Donde están

Donde están?
Miles de niños sirios se dice que trabajan clandestinamente en empresas textiles en Turquía.  

Diez mil niños desaparecidos nada más llegar a Europa. 

Creo entender aterrorizada que la maldad humana convenció a las familias a huir con los hijos, deambular con ellos en su migración, permitir que en algún momento se les llevaran los niños con pretextos falsos. Todo, seguramente, ya estaba calculado y decidido. 

Mafias hambrientas negocian con personas como quien va al Mercado. 

Por eso Europol denuncia la desaparición y teme que las mafias los hayan robado. 

No es una noticia más, es la peor de las noticias. 

Pero hay más, en Australia internan a los menores en un campamento indecente ubicado en una isla. No hay tiempo concreto de reclusión, algunos llevan años, y una senadora lo denuncia. 

Estos niños sufren estrés y padecen problemas psicológicos imposibles de curar. 

Destruir a la infancia es destruir nuestro futuro como humanidad. 

Este siglo va avanzando enlodado y nos deja desolación.

 Por más que parezca una barbaridad, todo apunta al Apocalipsis. 

Indefectiblemente vamos cuesta abajo. 

Neoliberalismo, globalización, guerras, barbarie medieval, son las especias que sazonan este siglo. Y no es cuestión de ser pesimistas, solo basta con ser realista.

Llorar por los niños perdidos 

es llorar por todos nosotros 

y no basta solo con llorar…

Nos alertan para que ante cualquier menor en situación irregular que esté solo vayamos a denunciar. 

No los recuperaremos a todos, pero con cada uno que salvemos habremos cumplido con nuestro deber como personas; y a ellos les protegeremos como se debe.  

Hay que darle la vuelta a esta locura y hacer que la paz y el amor se adueñen de todo. Siempre estaremos a tiempo de intentarlo.