Solidaridad



Solidaridad


Ahora nos parece más dramático el naufragio de tanta gente. El infernal trasiego de seres humanos se nos había hecho digerible a fuerza de desayunar, comer y cenar con la noticia, día si y día también. 

Ahora que nos han dicho a voz en cuello que los llegados de África vienen huyendo de guerras y persecuciones, los miramos con atención y conmiseración. 

Ahora que también vemos blancos, prestamos atención. 

Porque ya se nos habían anestesiado los sentidos con las vistas de pateras y vallas. 

Por más que todos ellos nos habían dicho que huían de sus guerras, de sus persecuciones, del hambre, llegamos a no hacerles mucho caso. Los políticos hicieron lo suyo para vendarnos los ojos y traerlos a nuestras calles sin otro futuro que dormir al raso y ser manteros. 

Este país tiene grandes deudas con los desterrados que se atreven a “molestarnos en nuestra siesta”. 

Italia recibe a miles y no parece que sus gobernantes se dediquen a criminalizarlos. 

Lo que piden a gritos es que la UE tome las riendas de la protección y de la reinserción de los desheredados. Pero no los rechazan con balas de goma ni les hacen barreras para que no lleguen a las costas. 

No hace tanto que desde Europa se emigraba y sabemos todos los sinsabores de la huída. 

Llegan a Europa de todas partes, hay que acogerles ahora con el calor que pedimos tener entonces. 

Por suerte nos acaban de “despertar” casi a gritos, para volver a sufrir solidariamente. 

Ahora que podemos, hagamos un hueco en nuestras tierras por favor. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s