Inquisidores de hoy

Inquisidores de hoy



Qué enorme facilidad para convertirnos inquisidores. Además con cierto placer de juicio y castigo. Ahora entiendo el Protocolo que las Compañías aéreas tienen para hacer público el análisis de las cajas negras, hasta ahora y ruego siga existiendo; dar tiempo a serenar ánimos que no van a solucionar nada. 

Ante un accidente, servirnos en bandeja las tripas calientes de lo que sea la posible causa, desata a la jauría humana. 

Esta vez nos han impulsado a ser terribles jueces castigadores porque los medios informativos exigían carnaza y a los políticos inmersos en sus austericidios y desastres sociales les vino de perlas distraernos todo el tiempo y todos los días. 

Si fuera por nosotros dejaríamos inermes y sin dignidad a quienes padecen problemas personales y/o de salud en casos similares; sin trabajo vaya. 

Exponer a la luz pública tanto dolor como el que más e intentar que las víctimas mantengan en carne viva sus penas, servirá de alimento a nuestros horribles enjuiciamientos. 

Haber logrado sociedades clementes y sensatas, con leyes adecuadas y sin vengativos propósitos, costaron siglos y ver cómo de un plumazo lo destripan todo por la sed de insentatos Medios y políticos, es descorazonador. Tardaremos años en devolver sensatez y serenidad sociales. 

Es imperdonable dejarnos cegar por reflectores que nos enfocan con intereses nada humanitarios, porque respondemos vengativamente como fieras sin razón. 

Abominamos de la Inquisición pero la llevamos dentro. Sin torturas ni fogatas, somos capaces de los más terribles pensamientos y castigos.

Abominemos menos y volvamos a la sensatez culta y compasiva. 

Nadie es digno de juzgar ” en caliente” con serenidad, porque además así no se juzga con juicio. 

Y porque no hemos ni siquiera estudiado para ello.

Anuncios

Accidente

Accidente 


La avidez morbosa de todos, nos sumerge en las noticias negras con gran fuerza.

 Cada programa de cada Medio y, cada vez que se pueda, da su última hora y dice de todo elucubrando sin compasión. 

Tertulias con tertulianos sabihondos leyendo sus tablets para opinar a pie de murmuraciones y/o medias noticias. 

Accidente aéreo que da para todo lo que se pretenda hacer televisivo, sin ahorro de cámaras y personal con tal de captar lo más ínfimo. 

Estamos viviendo un tiempo acelerado hasta para analizar públicamente las cajas negras, que hasta hoy costaba meses descifrar. 

Nos “agreden” con flashes deslumbrantes de ruedas de prensa y de políticos viajeros con palabras mentirosas. 

Búsqueda incansable de por qué hasta conseguir que fiscales hablen lo que nunca hablaban. 

Sentimientos muy rentables para los de siempre que son los negociantes del dolor. 

Gastar en trasladar a los deudos hasta el lugar exacto del accidente, cuestión que nunca se había hecho. Contar historias personales de fallecidos hasta hacernos saltar las lágrimas. 

Indagar hasta conseguir dejarnos exhaustos viendo noticias; constante goteo informativo. 

Llegar hasta inferir que el suicida, enfermo ofuscado que comete una locura, es un homicida maldito. 

Solución, nadie es responsable y nada tienen que indemnizar; copiloto culpable de matar y punto. 

Punto tampoco, porque seguiremos opinando, enjuiciando y tertuileando;  reclamando al enfermo suicida por matar como si estuviera en sus cabales. 

¿Habéis pensado qué pasa realmente?

Pues yo sí, anestesiarnos con la maligna intención de desviar nuestra atención, por unos cuantos días, de la crisis y del austericidio. Políticos necesitados de un tiempo aliado, ante todo el desastre que ellos provocaron. Capaces de usar el dolor popular con indignos métodos, fotos, viajes, palabras, promesas, caras serias y mentiras que descubriremos pasados unos días. 

Nosotros lloramos de verdad y ellos se frotan las manos. 

Ojalá me haya equivocado…

Era emocional


Era emocional


Los Mayas sabían que cambiaba todo. 

Entrábamos en la Era emocional. Y entramos!

Se valora la esfera emocional humana, porque era lo que se nos había quedado arrumbado. 

Ya sabemos que la teoría del Amor, dando prioridad en nuestras decisiones al Corazón, es trascendental. 

Habíamos dado toda la importancia a la razón, al cerebro, obviando la fuerza vital del Amor. 

Hasta la intuición nos parecía inapreciable en cuanto el cerebro se ponía al frente. 

Un ejemplo es haber desoído al Corazón a la hora de escoger pareja, porque el cerebro con su frialdad tomaba una opción más pragmática, o como se dice sensata. 

La realidad emocional nos desborda en cuanto nos “abrimos” a ella. 

Ya antes de nacer, las emociones familiares nos van moldeando, hasta el punto que las enfermedades infantiles son parte del mapa emocional. 

Respondemos a los problemas con reacciones de huída, estrés, entre un abanico de sentimientos. 

Al revisar la Física cuántica entendemos que somos hologramas, ilusión, y que hasta el futuro no existe porque no es más que nuestro pasado…

Resumiendo demasiado, debemos vivir el presente y actuar desde el Corazón. 

Ya está publicado el Emocionario, genial para buscar nuestras emociones como Diccionario al uso. 

Ya se pone en práctica en los colegios, durante unos minutos, que los niños expresen sus emociones; lo contrario de nuestra cultura que nos aconsejaba no hacer públicas nuestras emociones. 

Hoy hemos visto la puesta en valor de las emociones por parte empresarial para con sus empleados al saber que Lufthansa permitió a las tripulaciones no volar si no se sentían con fuerzas. Así fue como Germanwings anuló los vuelos programados desde ayer. 

El apoyo psicológico a las víctimas desde hace unos años ha servido para que expresen sus sentimientos y la escucha de un experto podrá ayudar a contener el dolor.

Nuestras emociones son nuestro presente, hagámosle caso. 

CAMBIAR


CAMBIAR 


Bueno, ya está bien cocinado y aliñado el “no derecho” a la Revalorización de nuestras pensiones por cálculo del IPC, según dictamina el TC. 

Llevamos tiempo reclamando, tanto como el que dispusieron los jueces para esperar al TC. 

En esto tenemos toda la similitud al funcionariado a la hora de ser maltratados por el Gobierno. La diferencia, creo yo, es que nuestro dinero devengado es producto del ingreso mes a mes de un tanto por ciento en nuestras Nóminas de TODA nuestra vida laboral. No nos regalan nada; es una especie de Caja personal entregada a la Seguridad Social a cuenta de cobrarla al jubilarnos. 

Aunque diga el Tribunal que la revalorización anual es una “expectativa”, debe de tener validez de Jurisprudencia el mero hecho de haber sido Norma gubernamental refrendada en los Pactos de Toledo. 

No sé si cabe un Recurso y si lo haremos. 

En lo que debiéramos empeñar esfuerzos y contratar abogados expertos en el tema, es en reclamar la ilegalidad consentida a la hora de repagar IRPF por nuestras pensiones. 

En cada Nómina hicimos declaración de IRPF, con lo cual ya está pagado. Esto es así para todos los que tenemos el carácter de pensiones contributivas; por eso se las denomina así. 

Hay abogados que ya tienen claro nuestro derecho a reclamar ese doble impuesto que nos aplican. 

Si no pagáramos otra vez, anualmente, por nuestro dinero ingresado mes a mes a la Seguridad Social durante nuestra vida laboral, quizás no sería necesario revalorizar anualmente nuestros ingresos. No lo sé. 

Lo que si sé es que este Gobierno nos facilita las cosas a la hora de votar políticamente; con votar por el cambio ya tendremos bastante.