¿Una oportunidad?

¿Una oportunidad?

Hoy nos vuelven a complicar el razonamiento legal, porque salen etarras de prisión.
Por más que se le apliquen miles de años, las Leyes de la Democracia tienen establecido que una persona debe cumplir como máximo 30 años.
Cumplido el tiempo establecido y cumpliendo las Directivas europeas, no queda más que liberar.
Cumplidas las penas, puede cada persona reiniciar su vida ciudadana.
Hay un ejemplo muy interesante demostrativo del cambio personal, entendiendo el derecho a la segunda oportunidad.
Alabamos y reconocemos al Presidente uruguayo, Pepe Mújica, por su sobriedad y empeño en gobernar para todos los uruguayos y respetado por ellos.
Pues este hombre fue un guerrillero urbano tupamaro, sufrió torturas y aislamiento en un pozo sin nada que no fuera la tierra por, creo, 19 años.
Cumplió la condena, decidió cambiar la violencia por la acción política y llegó a Presidente. No gobierna con rencor ni odio.
Este es el ejemplo que nos puede hacer pensar y a no dejarnos llevar por los que nos reclaman ser vengativos o ejercer de dioses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s