Seamos dignos

Seamos dignos

Lo peor que nos puede ocurrir, siendo europeos, es que reneguemos de ello.
Hasta la última década del siglo XX, hace bien poco, no fuimos aceptados por la CEE.
Tardamos mucho en incluirnos mentalmente dentro de Europa.
Paso a paso fuimos creyendo en ella y nos fueron ayudando a crecer.
Quizás el € nos dio Carta de ciudadanía europea en nuestras vidas.
De aquellos tiempos en que viajábamos a Europa porque aquí éramos España, a estos tan europeos, no ha pasado tanto. Pero por fin lo somos y nos importan las elecciones en que votamos a nuestras conciencias, y que elegimos a cinco de los nuestros.
Pues bien, ahora que sentimos nuestra a la UE para bien y para mal, consideramos a Bruselas un aliado contra desmanes gobernantes nativos.
Tirones de oreja cada vez que no se cumplen normativas emanadas de nuestro Parlamento europeo, nos dan tranquilidad.
El problema ha llegado con este Gobierno de derechas, que incumple y se queja de tener que hacer caso a Bruselas.
Todas son rechazadas como si no fueran de obligado cumplimiento; y casi nunca la UE lo exige.
Como ejemplos, las que atañen a los Desahucios, las “devoluciones en caliente” en la valla de Melilla, la ilegalidad de leyes carcelarias, y ahora la indigna Ley Mordaza de la que por ahora Bruselas no se pronuncia.
Además se da el lujo de aconsejar, el Ministro Fdez Díaz, Escraches a los gobernantes y defensores de DDHH del norte europeo, llevando hasta allí a los inmigrantes “ilegales”.
Este Gobierno reniega de Europa cada vez que es llamado al orden por legislar contra nosotros.
También se rebela contra las recomendaciones en favor de no empobrecernos, de dejarnos sin casa y trabajo y educación.
Vaya Gobierno tan indisciplinado y tan arrogante el que tenemos.
Lo peor es que ahora estamos mal aquí y en la UE neoliberal, porque en ambos sitios nos relegan y empobrecen; con el agravante de que si no nos gustan las normativas europeas las rebatimos y no las cumplimos.
Lo que no debemos permitir es este estado de cosas de nuestro desgobierno, como una Ley Mordaza.
Exigir a Tribunal de DDHH que la derogue es nuestro deber.
Somos europeos dignos y libres, a pesar de estos gobernantes que se atreven a negarlo.

Anuncios

¿Una oportunidad?

¿Una oportunidad?

Hoy nos vuelven a complicar el razonamiento legal, porque salen etarras de prisión.
Por más que se le apliquen miles de años, las Leyes de la Democracia tienen establecido que una persona debe cumplir como máximo 30 años.
Cumplido el tiempo establecido y cumpliendo las Directivas europeas, no queda más que liberar.
Cumplidas las penas, puede cada persona reiniciar su vida ciudadana.
Hay un ejemplo muy interesante demostrativo del cambio personal, entendiendo el derecho a la segunda oportunidad.
Alabamos y reconocemos al Presidente uruguayo, Pepe Mújica, por su sobriedad y empeño en gobernar para todos los uruguayos y respetado por ellos.
Pues este hombre fue un guerrillero urbano tupamaro, sufrió torturas y aislamiento en un pozo sin nada que no fuera la tierra por, creo, 19 años.
Cumplió la condena, decidió cambiar la violencia por la acción política y llegó a Presidente. No gobierna con rencor ni odio.
Este es el ejemplo que nos puede hacer pensar y a no dejarnos llevar por los que nos reclaman ser vengativos o ejercer de dioses.

A trabajar

A trabajar

Con el cenagal corrupto “abierto en canal” se nos vino encima la realidad más espantosa.
Rato es el ejemplo más evidente de un presunto “asesinato social con dolo y perversión”.
Espero que este hombre esté metido en su cueva temeroso del rencor preferentista y avergonzado entre su gente. Vergüenza que debiera tener todo valedor suyo, como Aznar.
Rato nos demuestra que se puede llegar muy alto siendo un ignorante financiero, si se tiene poderosos amigos y mucho poder personal.
Claro que llega el momento que se cae como un castillo de barajas, como sucedió.
Se vuelve a cumplir el Principio de Peter.
Tarjetas opacas, indignos ladrones del dinero para la Formación de parados, engañadores financieros a nuestros mayores, cobradores de comisiones, evasores fiscales, y caraduras varios, nos deben abrir los ojos. Además deberíamos exigir que devuelvan el dinero con sus bienes.
Estamos en camino para “limpiar” lo que sea necesario hasta dejar un panorama político adecentado.
A ver, si ganamos un país renovado.