Verano impaciente

Verano impaciente

Calor de cigarras en tiempo de estío
resol de la tarde naciendo con brío
en la brisa tibia planean las aves
bailan las flores a ritmo de valses
solana en los campos tan verdes
que huelen a hierba
aves que trinan en vuelos rasantes
rumor de agua fresca
neblina con sol de cualquier verano
calles que duermen sus siestas
árboles con sombra y otros
sin nada a la sombra
Esta Primavera sufre los acosos
de un verano impaciente
muy presto a reinar

Cambiar de verdad

Cambiar de verdad

Como Felipe no podrá vivir en ninguna burbuja, quizás sea él quien marque los tiempos del cambio del modelo de Estado.
¿Por qué no? Ya nada es imposible en estos tiempos que corren.
Llegaron un 15M aires de Democracia real que ni siquiera con golpes policiales se aquietaron. Es lo que tiene el aire, se mueve a su aire.
Los grandes movimientos sociales los hace la llamada burguesía ilustrada; ya está aquí.
Acaban de llegar los jóvenes del cambio; con las ganas de ganar un futuro para la ciudadanía.
Desatados los Demonios buenos, no habrá ningún Brujo que los encierre bajo siete llaves.
El poder de las consignas y el desastre social aposentado, es el motor de cualquier cambio.
Ada Colau se nos hizo indispensable para conseguir ser David contra Goliat.
Ada es la compañera fiel que nos dio la mano para caminar y entrar en los Templos sagrados; Congreso, Banca, televisiones/ radios y periódicos, plazas y calles, escrachando a los indignos, UE y Partidos políticos anquilosados.
Y sigue con nosotros siempre con la PAH tan digna.
Ella nos hizo pensar y empoderarnos, de tal forma que la llegada de otros grandes luchadores nos halló con oídos atentos y pensamiento crítico a punto: PODEMOS.
Lo que no saben los de siempre es que llegaron para quedarse.
Lo que no saben los de siempre es que este 15M ilustrado les echará a un lado con los votos cosechados.
Lo que no saben los de siempre es que vamos en serio.

15M➡️25M

15M➡️25M

Vaya cambio que trajeron los primeros y que refrendaron los segundos.
Se rompieron los esquemas, de inicio avisando que SI SE PUEDE y QUE NO QUE NO QUE NO NOS REPRESENTAN y luego llegando en voz alta y clara que si PODEMOS.
Ya no quedó nada del sistema en pie, todo se tambaleó.
Volvimos a saber que como podemos cambiar las injusticias pues vamos a ello.
Hicimos corro en las plazas y en casa alrededor de teles y radios, con el uso de las Redes sociales, para escuchar a Pablo Iglesias.
Es un lenguaje sencillo con ideas de las calles para, a golpe de votos, hacerse sitio bajo el sol.
Aprendimos a dejar a un lado a los políticos que no nos representan y colocar a los nuevos como EQUO, PODEMOS, PIRATA, VERDES, IU, etc en el sitio que les corresponde.
El resquebrajamiento es tan intenso como cuando ocurre un terremoto y los resultados se van viendo llegar como se ven las ondas en un terreno o las olas en el mar.
Nosotros aún shockeados por nuestro poder con una simple papeleta, no calibramos hasta donde llega el miedo de los gobernantes y de la Derecha tan incívica. Ésta, que reverdeció en mala hora con esa andanada de votos y la mayoría absoluta, intenta tapar su preocupación. Ahora saben que no les vamos a seguir permitiendo nuestra desgracia. Y tienen miedo.
Cómo será este miedo que hasta forzó la abdicación de un Rey.
Mejor ahora que le garantizarán su inmunidad, su retiro pagado y una vivienda digna ( según él), antes que gane la Izquierda en las elecciones municipales y en las generales.
A ver si aprendemos todos la lección, los 15M traen conciencia para rebelarse y la posibilidad de votar a las Izquierdas siempre existe.
Tengamos claro que no hay marcha atrás de ninguno de los Bandos.

Cambios gubernamentales

Cambios gubernamentales

Se nos van los que estaban y queremos que, de ahora en adelante, cuenten con nosotros para organizar el futuro; nada más que eso.
Un simple Referendum, de sentido común, sería suficiente; para saber si nos hemos vuelto monárquicos. De paso cambiaríamos a los gobernantes en caso de cambiar a un Estado republicano.
Pasados los primeros cuarenta años de nuestra vida en libertad, pedimos paso para opinar. Hemos crecido y tenemos criterio para saber qué queremos.
Historias de fantasmas ya tenemos un montón acumuladas y realmente hoy no nos dan tanto miedo. Ejércitos gruñones, leyes franquistas puestas a punto para amordazarnos, epítetos inmerecidos, cuentos infantiles de lobos que vienen, andanadas con gases lacrimógenos y pelotas de goma y modernos aparatos ensordecedores, palos ni demás artilugios de acciones antidisturbios; nada es peor que los recortes sociales y la pobreza sobrevenida.
Hemos sabido ubicar el lugar de la violencia, sin complejos de culpas echadas sobre nuestros hombros.
Somos tan adultos como para imputarle al Gobierno ejercer la violencia; y empezar a ningunear a la «Casta» en las elecciones.
De pronto se ven» rodeados por una ciudadanía empoderada» y perdiendo votos a espuertas; para ellos significa dinero que no les llegará desde Gobierno ni Bancos.
Estamos inmersos en tal corrupción que solo echándolos de nuestra vida pública lograremos retomar las riendas de nuestro futuro común y lograr juzgarles alguna vez.
Un Banco expropiado como Bankia deberá ser el motor de la renovación social; empleo, vivienda, educación, salud, protección social y Pymes.
Desbrozando el camino hacia esto, conseguiremos limpiar la inmundicia.
Los corruptos deberán ser bien juzgados con reclamación de deuda.
Cuando vas desbrozando te quitas las ataduras que impusieron a cuenta del miedo a dejar la Transición solo para charlas de café.
Si decir Estado aconfesional no sirve para dejar claro que la religiosidad es personal, pues decir la palabra específica «Estado laico» aclarará todas las dudas. Ni juramentos a Biblias, ni colegios con religión, ni Misas ni loas a Vírgenes.
Dinero a la Iglesia solamente de sus fieles, subvenciones ninguna.
Transparencia administrativa y de gobernantes, dimisones a la orden del día, honestidad sin matices debemos exigir.
País con industrias, gente laboriosa, estudiantes con ayudas, niños felices, protección social y leyes progresistas. Mujeres iguales,con derecho a decidir sobre su cuerpo y defendidas legalmente de la violencia machista.
Poder Judicial con independencia total.
Cultura y educación a la altura de un país desarrollado.
Salud para todos sin exclusivos criterios economicistas; otra cosa es invertir con control el dinero público; como deberá ser en toda la esfera pública.
En una palabra, derrochar deberá estar penado; porque lo que se gasta mal en un sector nos falta para sufragar otras necesidades.
Tendríamos que pensar en gestionar bien y con mentalidad cooperativista.
Hacer uso de la Banca ética, energías renovables, política con mayúscula y participación ciudadana.
En la 3ª República puede estar el acierto.

El tiempo

El tiempo

Tienen razón los científicos cuando, desde Einstein, dicen que el tiempo se dobla y se desdobla.
Se hace eterno cuando somos niños y vamos a la escuela; las clases son largas y pesadas, las vacaciones no llegan nunca. A la vez se nos hace muy corto mientras jugamos y las vacaciones se acaban enseguida.
Ni que decir del largo tiempo de la adolescencia a la espera de ser mayores y dejar de oír a los padres con sus regaños diarios como letanías. Eso sí, vuelve a ser corto para los momentos divertidos. Y cómo varía cuando nos enamoramos, esperando una llamada se estira como un chicle y se convierte en un santiamén cuando estás compartiendo un tiempo de amor.
En la juventud nos falta o nos sobra tiempo, y lo desperdiciamos a placer. Siempre se queda corto cuando falta poco para los exámenes y no habíamos estudiado durante las clases, sea para lo que sea, aún para sacar el Carnet de conducir.
Las mañanas son largas hagas lo que hagas y en cambio las noches de juergas se acaban sin darte cuenta. Jugamos a ser grandes hasta que la vida nos avisa que estamos llegando a serlo.
Toca entonces asumir responsabilidades laborales y de las otras; hasta noviazgo en serio si kos lo proponemos.
Volvemos a sentir cómo se transforma el tiempo y empezamos a intentar administrarlo; unos con más acierto que otros. Horas para trabajar, ratos con novio/a y con amigas/os, salidas de fin de semana y salidas de fiesta con más sentido del tiempo a utilizar; vacaciones bien aprovechadas.
Somos más conscientes de las estaciones del año y de las actividades lúdicas apropiadas.
Entre tanto dedicamos tiempo a decidir el futuro, casarse o vivir en pareja o hasta compartir piso con otros o irnos a vivir solos/as.
Se nos viene encima el tiempo de ser padres y casi sin pensar llegan los hijos. Otra vez el tiempo nos juega buenas y malas pasadas, pero creemos que no nos alcanza para nada; solo los domingos por la tarde se estira hasta hacerse pesado.
Después de vivir años y años sin tiempo, nos apercibimos de que se nos pasó volando.
Llegamos al tiempo más disponible, la jubilación y sus miles de posibilidades. Entonces tenemos tiempo para todo, hasta para perderlo; pero descubrimos que vale la pena usarlo con cordura antes de que se nos pase sin remedio.
Iniciamos entonces una etapa de objetivos personales, porque ni un trabajo ni nadie nos administra la vida; aunque dediquemos horas a lo que nos parezca o a quienes queramos.
Otra vez el tiempo, siempre el tiempo nos da un toquecito en el hombro para avisarnos que él sigue ahí.
Entonces aprendemos a disfrutarlo como antes no hicimos, dándole su real valor.
Cada momento es especial y tiene una medida de tiempo que ya sabemos asignarle.
Largas tardes de verano o cortas de invierno, noches al revés y cada cosa a su tiempo.
Aprendimos aquello de «tiempo al tiempo» y «todo tiempo fue mejor».
Lo más aprendido es que desde tiempos inmemoriales el bendito tiempo lo doblamos y desdoblamos como nos pareció o buenamente pudimos.