Cambios gubernamentales

Cambios gubernamentales

Se nos van los que estaban y queremos que, de ahora en adelante, cuenten con nosotros para organizar el futuro; nada más que eso.
Un simple Referendum, de sentido común, sería suficiente; para saber si nos hemos vuelto monárquicos. De paso cambiaríamos a los gobernantes en caso de cambiar a un Estado republicano.
Pasados los primeros cuarenta años de nuestra vida en libertad, pedimos paso para opinar. Hemos crecido y tenemos criterio para saber qué queremos.
Historias de fantasmas ya tenemos un montón acumuladas y realmente hoy no nos dan tanto miedo. Ejércitos gruñones, leyes franquistas puestas a punto para amordazarnos, epítetos inmerecidos, cuentos infantiles de lobos que vienen, andanadas con gases lacrimógenos y pelotas de goma y modernos aparatos ensordecedores, palos ni demás artilugios de acciones antidisturbios; nada es peor que los recortes sociales y la pobreza sobrevenida.
Hemos sabido ubicar el lugar de la violencia, sin complejos de culpas echadas sobre nuestros hombros.
Somos tan adultos como para imputarle al Gobierno ejercer la violencia; y empezar a ningunear a la “Casta” en las elecciones.
De pronto se ven” rodeados por una ciudadanía empoderada” y perdiendo votos a espuertas; para ellos significa dinero que no les llegará desde Gobierno ni Bancos.
Estamos inmersos en tal corrupción que solo echándolos de nuestra vida pública lograremos retomar las riendas de nuestro futuro común y lograr juzgarles alguna vez.
Un Banco expropiado como Bankia deberá ser el motor de la renovación social; empleo, vivienda, educación, salud, protección social y Pymes.
Desbrozando el camino hacia esto, conseguiremos limpiar la inmundicia.
Los corruptos deberán ser bien juzgados con reclamación de deuda.
Cuando vas desbrozando te quitas las ataduras que impusieron a cuenta del miedo a dejar la Transición solo para charlas de café.
Si decir Estado aconfesional no sirve para dejar claro que la religiosidad es personal, pues decir la palabra específica “Estado laico” aclarará todas las dudas. Ni juramentos a Biblias, ni colegios con religión, ni Misas ni loas a Vírgenes.
Dinero a la Iglesia solamente de sus fieles, subvenciones ninguna.
Transparencia administrativa y de gobernantes, dimisones a la orden del día, honestidad sin matices debemos exigir.
País con industrias, gente laboriosa, estudiantes con ayudas, niños felices, protección social y leyes progresistas. Mujeres iguales,con derecho a decidir sobre su cuerpo y defendidas legalmente de la violencia machista.
Poder Judicial con independencia total.
Cultura y educación a la altura de un país desarrollado.
Salud para todos sin exclusivos criterios economicistas; otra cosa es invertir con control el dinero público; como deberá ser en toda la esfera pública.
En una palabra, derrochar deberá estar penado; porque lo que se gasta mal en un sector nos falta para sufragar otras necesidades.
Tendríamos que pensar en gestionar bien y con mentalidad cooperativista.
Hacer uso de la Banca ética, energías renovables, política con mayúscula y participación ciudadana.
En la 3ª República puede estar el acierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s