Mi Empresa

Mi Empresa

Me alquilé para la boda de Nuri.
Desde que creé la Empresa vivo la vida de prestado. Los empleados también.
Me publicito on line y el éxito me apabulló.
Alquilar amigos y familiares para todo tipo de celebración es bien valorado en esta sociedad. Los organizadores de eventos me contratan y yo les proporciono toda la gente necesaria.
Ya no existe el problema de Galas e Inauguraciones con poca asistencia. Se necesita llenar las salas y convocar a la Prensa para que publicite los éxitos de asistencia. También coloco personas para hacer de fotógrafos y periodistas free lance.
Nada queda al albur, todo está bien calculado y bien organizado.
Lo único que no podía alquilar era a los niños y por eso los eventos eran de adultos.
Hice famosos a artistas y a muchas las hice personas VIP.
Alquilo personas con criterios de importancia, gente para hacer grupos pequeños, medianos, grandes y por horas.
Debo tener en cuenta todo y pagar según relevancia del evento. Es complejo pero lo resuelvo bien.
Tanto yo como mis empleados estamos a disposición de la Organización para resolver cualquier contratiempo. Por eso digo que vivo de prestado, mi familia no cuenta conmigo y tampoco saben exactamente cual es mi trabajo; solo saben que organizo eventos.
Estoy soltero, no me quejo.
Ahora estoy organizando la boda de Nuri.
Me contrató porque es un mujer muy solitaria y más desde que es empresaria. Cobro por adelantado casi al completo.
Nacida en una familia desestructurada, como se dice ahora, se crió en un Orfanato hasta los 18 años. A pesar de todo, tuvo el empeño de estudiar para salir con el aval suficiente que le permitiera crear su empresita. Se propuso triunfar y paso a pasito fue saliendo adelante. Eso sí, no hizo amigos personales porque además de no tener tiempo no tuvo arte para ello. Quiero decir que no sabía cómo se era amiga personal, sin tener al menos una cierta relación laboral.
Claro que todo esto no lo sabían sus colaboradores, socios ni clientes.
Yo debía tejer una red invisible con interrelaciones que dieran la apariencia de una vida supernormal.
Empecé por alquilar a unos padres y dos hermanos que se parecieran a ella en algo y logré ojos y bocas con un aire similar.
Conseguir primos y cuñadas no fue tan complicado, cada uno era muy suyo.
Amigas de toda la vida debían tener caracteres compatibles para que al hablar en la Iglesia no desentonaran.
Luego me dediqué al grupo de gente, pocos, que se invita en todas las bodas por compromiso.
Nuri, japonesa de ancestros, quiso sorprender a sus relaciones laborales. Quedarían enormemente sorprendidos con todos lo invitados,algunos traídos desde Japón.
Yo me luciría con la organización y habría dado el salto a la fama. Nuri me prometió recomendarme y conseguirme contratos de altísimo nivel. Ella cumplió, tengo que decirlo.
Para dar mucho viso de realidad se convocó a la prensa económica y a la rosa para pedir que dieran cobertura informativa a la boda. La sorpresa de los periodistas al saber que vendrían familiares directos sirvió para jugosas noticias televisivas.
Estuvimos un mes programando todo, despedida de soltera, boda y banquete. Era fácil tratarlo todo con Nuri, o yo lo veía así; tanto que empezó a caerme demasiado bien.
Pasamos mucho tiempo eligiendo flores, menús, música, limusinas y autobuses. Menos mal que de hotel solo hacía falta reunir a los invitados en el Hall y volverlos a traer.
Hubo un momento que teniendo todo organizado y contratado se me ocurrió preguntar por el novio.
Casi me muero, tampoco existía el novio!
Mejor dicho, existió pero discutieron y rompieron.
Nuri rompió a llorar y abrazándose a mi, dijo que solo le quedaba yo…
Proponerme como novio era arriesgado, en todos los sentidos; mi salida del anonimato y mis dudas sobre lo apropiado de no tener ni siquiera novio.
No me quedó más remedio que solucionar el desaguisado.
Me tuve que alquilar y contratar un equipo de esteticistas para mi transformación. ¡Y resultó perfecto!
El único problema que quedaba era la documentación oficial del novio.
Entonces tuve que convencer a la novia que se casara conmigo de verdad… en ese momento me tenía tan seducido que no me significaba un sacrificio.
Ella aceptó y entonces empezó a acosarme; debía firmar un contrato de “fidelización”…!
Creo que pensó en mi como un aprovechado de su infortunio y de su fortuna. A mí se me pasó el embobamiento pero seguía un poco subyugado.
Nuri estaba tan inmersa en su evento personal que era feliz a su manera.
Los esteticistas me cambiaron tanto para la boda que nadie me reconoció, tampoco ella ni yo.
Ese día todo iba transcurriendo según lo esperado bajo la batuta de mi Directora general.
La entrada a la Iglesia de Nuri fue apoteósica y yo la esperaba muy nervioso. Ella no me había visto transformado pero tuvo el buen tino de no poner cara de sorpresa.
Nos colocamos frente al cura y comenzó la ceremonia. Todo iba perfecto y ella me sonreía.
Cuando el cura me preguntó si la aceptaba como esposa dije en voz muy alta que… NO.
En ese instante, la mano de Nuri ,como un resorte, me abofeteó.
Me di la vuelta sujetándome la mejilla dolorida y dije,”estáis todos invitados al banquete” y salí caminando presuroso perseguido por los murmullos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s