Querido Diario

Querido Diario:
Hoy empezamos una reunión super secreta; no puedo comentarlo con nadie.
Nos hemos quedado aislados!
Vamos a analizar medidas para reflotar a la bendita clase media.
Te voy a hacer un resumen para que entiendas esta preocupación por la caída de esa clase. Ya sé que te trato como una persona sin serlo, pero has de comprender que eres mi digamos Testamento; la persona que lo lea deberá conocer mi historia.
Fui de las pocas mujeres del Club que asistí a casi todas las reuniones desde sus inicios.
Me seducía la idea de organizar el mundo. Estuve en todos los Laboratorios de ideas y mi experticidad en Economía social siempre fue tenida en cuenta.
Bueno querido Diario qué te voy a contar que tú no sepas.
Es verdad que el secretismo nos fue metiendo en esa burbuja de la que siempre me quejo. Ahora los Físicos teóricos describen la Teoría de cuerdas y las siete o hasta nueve realidades que hay. Dicen que no las vemos y en cierto modo son virtuales, pero yo las entendí enseguida. Es como si hubiera intuído su existencia al describir la burbuja.
Cuando Guillermo organizó el Club me explicó su preocupación sobre cómo sobrevivir en un mundo relativamente caótico. En fin, debíamos organizarlo.
A medida que acotábamos los objetivos, la humanidad no se estaba quieta. Cada reunión tenía una sesión de actualización.
Al final se nos hizo inabarcable y con los espías no quedó más remedio que rehacernos. El Club de siempre lo transformamos en una especie de reunión económica mundial. Le dejamos el nombre para que crean que existimos con iguales condiciones de discreción e invitamos a gente nueva. Estas se sienten importantes asistiendo rodeadas del aluvión de periodistas.
Nuestro nuevo Club, tan secreto, nos tenía ilusionados.
Pero las cosas se han salido de madre y nuestros grandes lineamientos se llevaron por delante a Empresas, gobiernos, Bolsas financieras, gente muy en general.
Nuestra pretensión de empobrecer a los suficientes, resultó tan excesiva que es inviable este Mundo.
Desemplear a grandes masas populares, empobrecer hasta que pidieran como miserables un trabajo esclavo, colocarles chips para tenerlos amaestrados y controlados, todo lo hemos podido cumplir a costa de otras capas necesarias, verbi gracia la clase media. Esta es nuestra consumidora por excelencia y el colchón social en que descansar. Además esta Clase es la “barrera que nos aparta del vulgo”.
Pues, como todo lo que dejamos en manos financieras sin control, la han fulminado.
Vivir en un mundo hostil no era nuestra intención.
Puede parecer maravilloso acumular riquezas y encastillarnos, pero sale muy caro.
Caro desde todo punto de vista y muy peligroso.
Tendremos trabajo para tiempo y no sé si lo lograremos. Mientras tanto vigilemos que algunos “outsiders” no nos declaren la Revolución mundial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s