¿Sin pensamiento propio?

Vi una mesa de tertulia en Cuarto Milenio en que opinaban sobre uso de chip intracraneal; me dio miedo. Los detractores defendían lo defendible, nuestra libertad para pensar individualmente con nuestra inteligencia.
Nieves, periodista del ABC que pone cordura muchas veces, cayó en la trampa científica. En su defensa creo que valoró un dispositivo digital, con demasiada buena fe. Él no leyó “El Club Bilderberg” escrito por D Estulin; a mí hace unos seis años me dejó muy preocupada. Describe el futuro de las personas bajo estricto control mediante la colocación de un chip intracraneal o subcutáneo…
Aunque crea que ese Club no nos quiera convertir en personas sin voluntad, Estulin describe los pasos del proceso. El último escalón es convencernos de su colocación para nuestra seguridad.
Me tacharon de alarmista al comentar el futuro socio- económico de la gente y que ha devenido con tanta rapidez en nombre de la crisis.
Desempleo, desahucio social, pobreza, entrega sumisa a condiciones de esclavitud, ignorancia, docilidad.
He visto el documental sobre el futuro presentado por Stephen Hawkings, donde describen y se ve colocar un chip subcutáneo a nivel occipital a niños en edad escolar. En este caso, para mi sorpresa y dolor, se convencerá a los padres de los beneficios que reporta a los niños inocularles más sabiduría sin necesidad de estudiar para conseguirla. Es fabuloso ver a los niños en clase como progresan en conocimientos y memoria; son brillantes y ríen contentos mientras se ve a los otros que no lo llevan con cara de consternación.
Entonces veo al periodista transmitir su entusiasmo por vivir un futuro donde nos comuniquemos con el pensamiento sin necesidad de hablar. Le disgustaba escuchar a contertulios que se negaban a ello en favor de ser libres cada uno con sus propios pensamientos. Bendito libre albedrío diría yo.
Nieves alucinaba conque no aceptaran el gran avance científico, ni que entendieran lo que nos perderíamos.
Nieves cayó en la trampa, ciencia lícita con posibilidades inmensas de transmitirnos órdenes de sumisión que interpretaríamos como ideas propias.
Cada vez nos acercamos al futuro diseñado por ese Club; lo hacemos a gran velocidad.
Me gustaría que Nieves lo comprendiera, en nombre de su cordura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s