Recuento de atrocidades

Esta Derecha tan terrible aprovecha la directiva europea para suprimir todo y multar la disidencia.
Es por esto que quizás en Bruselas alucinen con este gobierno.
La mezcla explosiva de Iglesia “ortodoxa” y derecha fascista, fascina a los “Mercados” que no esperaban tanta eficacia.
No tengo datos pero por lo oído, los otros países rescatados profundizaron en sus ajustes con vistas a varios años y nunca con la prisa y saña observados aquí.
Ante tamaña eficacia gubernativa da alas a Bruselas y pide miles de millones más.
Quedará para el análisis social de la crisis, tres y no dos ítems, burbuja financiera más burbuja inmobiliaria más degradación de bienestar social.
Supongo que cuando el PP “reunió capital” para el asalto al Gobierno, buscó aliados financieros para su campaña electoral a cambio de prebendas.
El sueño de revancha de los poderes económicos, religiosos y sociales serían una pesadilla para nuestra sociedad.
Como dijo en su momento Rajoy, sabían perfectamente la situación económica del país y tuvieron la certeza de poder ser implacables contra todo lo que les molestaba o lo que les impedía ser omnipotentes.
Frotándose las manos y saltando en el balcón ( podía habernos hecho el favor de caerse…), hicieron la lista infernal escrita con los financiadores.
Ataque frontal al estado del bienestar para dar paso a la fagocitosis desmesurada de todo lo apetecible por el sector privado.
En aquel bienestar, cabíamos todos, ellos también. El problema se agrava porque desprecian la actividad pública que no la disfruten ellos y quieren robar nuestras arcas que se han quedado exhaustas.
El grave problema del bienestar social es que nos facilita pensar y decidir sobre nuestra vidas bajo el pensamiento razonado. Es una losa para los ricos negociantes fascistas que no permitamos ser nuestros propios”jefes”.
Educar y en igualdad hace insufrible para la derecha que pretende dominarnos. Mejor bajo una rígida educación religiosa y si es necesario separados por sexo.
Rebajar el nivel educativo permite tener personas más permeables a la esclavitud, entre otras cosas. De paso, doblegar esas ansias diarias femeninas de independencia económica que es el inicio de todas las demás. Independencia para elegir pareja, para hacerlo en igualdad, para decidir sobre su cuerpo, para trabajar en igualdad, para pensar, para… todo.
Es la demanda de la Iglesia y del Opus Dei, volver a los tiempos de la Inquisición pero sin hogueras.
Suprimir derechos sanitarios desmedidos, porque el enfermo si necesita tanto gasto mejor que se muera. Aquello de dejar despejado el terreno a privatizar se hizo imprescindible. Legislada la ayuda a la dependencia, no hubo otra opción que desenraizarla. Muertos dos pájaros de un tiro, mujeres en sus hogares y dependientes esperando morir sanitariamente.
Esa mujer actual no tiene ni poder ni fuerzas para decidir sobre ella ni mucho menos sobre su cuerpo, por tanto hay que ser represivos con el aborto. De paso, si no aborta fetos malformados se consigue cortarle las alas, en casa de todas las maneras posibles.
Otra deuda electoral con sus financiadores, una reforma laboral regresiva y con el suficiente grado de recorte como para dejar sin dignidad a los parados; quitando ayudas a discreción y ofertando trabajos indignos. Minijobs a destajo y hambre de los mismos por parte de los damnificados. Eso o morir de cualquier manera.
Esta población tan contestona, desde el 15M, debe ser silenciada y ahogada. Pues entonces, se reforma la capacidad de manifestarse, de hacer huelga y de comunicarse entre sí por las denostadas redes sociales.
Ya se dejó en la calle a muchos ciudadanos por el simple hecho de haber soñado con “el nido propio a salvo de las inclemencias de la vida”, ahora toca prohibirles protestar tanto solos como en grupos.
La Banca se apropia del dinero público de las Cajas de ahorro, deshaucia en su nombre, roba a los preferentistas y demás compradores de sus tóxicos productos, acepta inyeccion de capital europeo que viene de nuestros bolsillos, compra deuda pública más rentable que prestar a empresas y particulares, se enriquecen como y cuanto quieren.
Rebajar la seguridad de los pensionistas porque no son útiles para la economía diaria del país, nada más que en tiempos electorales. También es verdad que si se mueren antes es mejor para el Estado; no importa que hayan cotizado de acuerdo a sus ingresos porque ya no importa ni eso.
Dejar sin becas a todos los empobrecidos es de derecha total, en el entendido liberalismo de que cada cual se las apañe como pueda.
De paso, las mujeres se quedarán a atender a sus infantes.
Ni pensar en demandar por derechos conculcados, las tasas judiciales impuestas son para eso.
Si se marchan los jóvenes y los de mediana edad, pues menos a proteger desde el INEM, por ejemplo.
Con menos maestros, menos médicos, menos jueces y menos de todo lo que molesta a los poderes, estarán contentos.
Eso sí, deben hacer todo con premura porque saben que no repetirán; también saben que para recuperar lo perdido tardaremos mucho tiempo, no lo volveremos a tener de igual manera porque se quedará mucho por el camino.
Esta avidez de una derecha insaciable y tan antigua ( que añora lo que ya no se lleva) aprovechó las exigencias europeas y se adueñó del país.
Lo que no sabe esa derecha es que ya se le pasó su tiempo y que morirá como mueren las malas hierbas, las epidemias, las viejas ideas y las viejas maneras. Y si no al tiempo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s