Ignorantes sociales

La nueva clase social, que entre otras actividades bien remuneradas se dedican en cuerpo y alma a “tertulear”, es de una ignorancia social preocupante.
Estos actuales ignorantes se clasifican, vergonzosamente, en:
– personas residentes en sus burbujas sociales
– personas insensibles al sufrimiento de los ciudadanos maltratados
– personas con mínima empatía hacia la clase obrera entre otras
– personas que se venden al mejor postor
– personas indiferentes a todo
– personas ávidas de fama y exposición a cámaras, micrófonos y prensa escrita
El problema que nos preocupa es su supina ignorancia bien maquillada con palabras rimbombantes y/o vacías.
Arriban a la escena publica aprovechando un momento de libertinaje político, en medio de su mayoría absoluta, convencidos que pueden decir lo que se les ocurra.
Se visten de librepensadores tan falsos como dañinos.
Opinan de todo y muy seguros aunque deban dar a entender una sapiencia impropia.
Les han impelido sus empleadores periodísticos en gran medida, también por políticos sin calidad de tal.
Visto el panorama de estos individuos, toca comentar sus reacciones ante la realidad social.
Siempre están del lado equivocado dando lecciones de ciudadanía en cuanto las protestas populares suben de tono.
Desde siempre la protesta ciudadana ha tenido dos momentos, manifestarse en la calle y/o quedarse allí por el tiempo que crean necesario o son desalojados, es el primero.
Si no se consigue sensibilizar a los poderes o sus representantes, ni siquiera aceptar negociar las demandas, toca subir el tono.
Nunca se altera este orden de acción ciudadana.
Cuando nada se consigue llega el momento de subir de tono, verbi gracia el 15M.
Empiezan las críticas y nunca falla: “hay otras maneras de protestar”.
Escraches, huelgas, preferentistas, PAH y STOP DESHAUCIOS, sandalia en parlamento catalán, FEMEN en Congreso, 25S, desplantes a Autoridades y otras formas de grito popular, merecen esa única propuesta infame y totalmente desautorizada por la lógica social.
Estoy encantada de la sandalia, decir a un gángster que lo es y aclarar a un infame político revestido de banquero que debería estar en la cárcel.
Viviendo entre corruptos y ladrones institucionales, necesitamos estos vientos frescos que los pongan relativamente”en su sitio” cuando se puede.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s