Oda menor al Otoño

Una luna llena te iluminó el camino
para llegar una noche de hace dos
con extremo sigilo y silencio puro
Luciste tu mejores galas con el sol
que le pediste robado al verano
Hoy ya quieres presentarte
con nubes que van tranquilas
mientras muchas se quedan
para ver como se mueren
las trémulas hojas que caerán
cuando sople el viento con brío
Tienes mucho tiempo por mor
de cambiar tantos paisajes
mientras se doran las hojas
y otras las vuelves rojas
Eres tiempo de senderos
de caminos y de trochas
de bosques y de montañas
de ocasos y de mañanas
eres de Verdi la Dona
cambiante con arrogancia
Eres un dulce exceso de soles
tamizados por las nieblas
y del color de la miel
todo el ambiente transformas
sin siquiera empalagar.
Mientras, griseas los cielos
lavas tejados de pizarra negra
dejas rojas las viejas tejas
lavas las aceras y las calles
de alquitrán o de adoquines
las ramas desnudas pones a secar
con un aire en movimiento
como acostumbras cambiante
según la meteorología explicada.
Eres la pura verdad enseñoreada
de que todo cambia para continuar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s