Tiempos revueltos II

Tiempos revueltos II

Como ya comenté en el 1er capítulo, sedimentar o digerir las noticias electorales era de primera necesidad.
Ahora pienso que todo es más sencillo de entender y lo de cambios en el nuevo siglo con mentalidad del pasado tampoco es tan tremendo.
La democracia con su inevitable sentido de elegir gobernantes parece casi obsoleta para los más jóvenes.
Los que la conocimos de mayores tenemos un sentido de esperanza en el voto y alegría de poderlo hacer.
Sin querer, los que no van a votar por convicción o por pereza intelectual o de la otra, se convierten en copias malas de cualquier dictadura.
Ellos tienen libertad y no la consideran legítima para expresar su desencanto con la política. Pero esta política es la que tenemos y yo prefiero ser libre y votar para cambiar un Gobierno q no me parece bueno socialmente hablando.
Para cambiar hay que ponerse las pilas y votar otros modelos de políticos que abogan por cambios en Ley electoral por ejemplo.
La abulia nunca es buena y en estos momentos tan críticos nos lleva a más hecatombe social.
Los políticos de siempre están felices con el abstencionismo que les permite repetir otra legislatura y con más escaños.
No crean, los jóvenes, que han dado lección cívica porque si miran resultados y quienes nos gobernarán, verán que no han cambiado nada.
Toda esta disquisición me lleva a pensar que nadie revolucionó nada en este comienzo de siglo.
Ganan los de casa y se harán con nuestras haciendas, nada más y nada menos.
También han dado razones para disolver manifestaciones de protesta con las porras y llevarnos ante los Jueces.
Lo siento, pero hubiera sido más útil haber ido todos a votar creo. Por lo pronto para llenarnos de razones cuando protestemos sea en la calle o en Internet.

Tiempos revueltos

Tiempos revueltos

Estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades para entender todo lo que sucede.
Desde el 15M estamos inmersos en cambios sociales de gran calado.
Se nos vino encima un siglo complejo que creo no alcanzamos a abarcar con nuestras mentes de siglo XX.
Pienso que esta puede ser la razón de votar cada vez más a la derecha de la Derecha,sin acomplejarnos.
En nuestra Democracia nueva,desde que podemos votar no hacemos más que utilizar la papeleta para castigar y hasta para jugar a cambiar de gobiernos cada cuatro años.
Debemos aprender para que sirve votar y tomar conciencia del valor para elegir a quienes creemos su programa.
Lo más dramático es que sin haber aprendido nos topamos con unas clases políticas que nos engañan con todo descaro. Ya llevan años haciéndolo y así se destapó el movimiento social contestatario del No nos representan.
Por creer en los cantos de sirenas nos decantamos por PP y caímos al abismo. También caímos por sus anhelos de revancha al haber perdido sus prerrogativas y sus posiciones de privilegio.
Inmersos en una vorágine de recortes, empobrecimiento, incultura, menos salud y nada de educación públicas, estamos bloqueados a todos los niveles. Anonadados asistimos a nuestra destrucción social. Las respuestas son diversas como la propia especie humana. Unos dicen que no hay nada que hacer, solamente resistir hasta que lleguen tiempos mejores. Otros pretenden protestar día si y otro también para dejar constancia ante los poderes públicos. Otros están como inválidos sobrepasados por la desgracia. Otros deciden que mejor es hacerse a un lado para que no les toque nada de lo que sucede. Otros buscan Dioses para rezarles. Otros se sienten llamados por mensajes mesiánicos de independentismos curativos. Estas promesas no garantizan una nueva sociedad sin crisis ni una recuperación del Bienestar. Ahora sí, nos hacen soñar con días felices mientras obviamos el día a día tenebroso de esta época.
Para los políticos catalanes ,por ejemplo, ha sido un bálsamo verse mecidos por anhelos nacionalistas de altos vuelos. Ya no se habla de recortes ¡oh milagro! y todo se reduce a prometer alegrías.
Gobiernos gallego y vasco deciden adelantar elecciones por motivos opuestos.
Hoy votó la ciudadanía y a pesar de los que no quisieron participar, dio mayoría a las derechas de sus Comunidades. Otra vez volvemos al principio, no se ha digerido nada de lo que sucede con los recortes.
Hay que dar la razón al aforismo de que cuando todo va mal irá todavía peor. Como que es lo necesario para luego salir a flote con fuerza.
Las fuerzas centrífugas quieren barrer de las conciencias la realidad y en cada una barrer para su Partido.
Asistimos a un tiempo complejo y creo que debemos dejar sedimentar los últimos eventos para más adelante sacar alguna conclusión ,si cabe, con objetividad.
Por ahora tenemos una sensación de derrota sentimental.

Un día de lluvia

Un día de lluvia

Llueve, llueve y llueve
llueve e inunda la tierra
hasta que se ahoga
y deja los charcos
Llueve, llueve y la lluvia
baña las hojas y caen
lava las tejas rojas
y brillan las pizarras
Con capota de nubes
de monótono gris
llueve,llueve y llueve
las calles son ríos
como juegos de agua
Llueve,llueve y llueve
sin brisa ni viento
el ambiente es triste
ni un niño ni un trino
el silencio embarga
Un otoño impaciente
intenta puntual
avisar su llegada
al potente Estío
que le deja hacer
Llueve,llueve y llueve
sin dejar de llover