Remembranza

Después de ver un documental sobre Cortázar pienso en muchas de las cuestiones que comenta y me identifico con algunas.
Me descubro hija del bandoneón tal como se define él.
Ese sonido lo llevo metido en la sangre y yo sin saberlo.
Suena como una sensual caricia en mis oídos y me doy cuenta que cuanto más” arrabalero” más me gusta.
Es así también cuando oigo un tango a pesar de haber negado esa música durante muchísimos años.
En mi adolescencia era la música de los mayores y de barrio que no despertaba nuestro interés. Al encender la radio, escuchar un tango y cambiar rápidamente era todo una. Eran los tiempos de Los Cinco Latinos, Los Sudamericanos, Elvis Presley.
Poco a poco con los años fue renaciendo el tango en mi cerebro con un agradable sentimiento de ser mío.
Escuché embelesada los tangos ,con las letras que Cortázar les compuso, en el documental. Y los hice un poco míos.
¡Como nos cambia la vida con los años!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s