Vam celebrar un altre aniversari del nostre matrimoni a una sala de festes.
El meu marit, que és un cel i protesta solament el just, se’m queixava que jo no volia ballar i al final li vaig donar el gust i vaig ballar un vals.
De retorn a casa, asseguts a la taula del saló escrivim en el nostre anuari de noces unes línies, com fem des que vam sobreviure a l’accident. El meu marit va en cadira de rodes i jo sóc el seu “pigall”. Anotem novament que el nostre amor és molt ferm, encara que de tant en tant puguem discutir.
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s