Mundo fraterno

Hola Sofía, hola preciosa,

dame la mano para caminar

juntas y te llevaré al futuro

pródigo de buenas cosas

y de gran amor fraterno.

Existe ese mundo solar,

preciosa Sofía

al que llegaremos un día,

quemados los pies de caminar

por el más cruel de los  desiertos,

ese de la machista ignominia

negador de las mujeres bellas

creadoras eternas de la vida,

y allí les veremos llorar

un luminoso y tibio día

por su vil Era perdida.