La mujer y sus Derechos

Una de mis mayores preocupaciones ha sido desde siempre la situación y los derechos de las mujeres en el mundo entero.

Pasan los años y siempre siguen indefensas y maltratadas por las sociedades civiles, a pesar de todo lo que vamos haciendo por ellas. El mundo masculino es muy insensible para con sus iguales femeninas. En muy pocos países ellas tienen derechos reconocidos.

Lo más terrible para la mujer es que viva sin que se la vea y que sea un ser procreador únicamente.

Los medios de todo tipo nos enseñan las más dolorosas imágenes de su situación como en su día descubrirlas con burka, por ejemplo. Han pasado años y es muy poca su libertad civil conseguida cuando se compara con las guerras desatadas también para salvarlas.

Afganistán es el ejemplo más terrible, porque entre otros motivos la guerra se hacía para proteger a las mujeres y a las niñas y darles el mejor del Futuro posible.

Negoció Karsai con talibanes ciertas prebendas y una fué dejarles el control de la mujer y el matrimonio. Ahora negocia EEUU con ellos ( ya no son tan malos) y el mundo femenino vuelve a quedar maltratado. Queda claro que nunca le importó su situación y solo les sirvió como excusa para recibir nuestro apoyo a la guerra. Ellas no se merecen perder lo poquitito conseguido. Ellas deberían haber estado entre los temas a negociar con los talibanes.

Abrir las escuelas, Universidades, hospitales y las calles a su presencia con la mayor dignidad y en igualdad de condiciones con los hombres.

Si estudian, son saludables y se relacionan socialmente, ellas irán ocupando los espacios civiles a fuerza de reclamarlos.

Los que dicen que el mundo es muy complejo y que a las mujeres les gusta vivir encerradas y ninguneadas detrás de burkas y demás máscaras impuestas en nombre de una mentira religiosa, son los mismos que rebaten todo con “ellas no protestan y ellas lo ven bien”. Peor cuando me han dicho que ese tema es secundario mientras haya tanto que cambiar y mejorar.

Las mujeres están tan inermes que sin nuestra ayuda es imposible que puedan salir a la luz como personas con Derechos.

Los movimientos árabes actuales son sensibles a la necesidad de aupar a las mujeres y en Arabia Saudí se deciden a incumplir la norma y salen conduciendo sus coches.

Aquí las operan para paliar un poco la clitoridectomía, y reconstrucción facial tras las quemaduras propinadas por ser “desobedientes”. Menos mal que hallan consuelo.

Hay reuniones callejeras con músicos sufíes para que las mujeres “endemoniadas” sean liberadas tras una sesión de baile con la cara tapada. Las llaman endemoniadas y en realidad son mujeres desquiciadas por el encierro permanente, el maltrato recibido y su situación de ser silenciada sin derecho a hablar ni opinar en el hogar. Esto es así en ese mundo árabe machista tan desesperante.

El mundo femenino necesita ser oído y tener el derecho a vivir libre y a la luz del día.

La igualdad de género nos hará dignos como personas.

Verano vital

Ha llegado el verano y le acompaña la ilusión de todos los soñadores. La Primavera social derramó sobre este estío un perfume de flores silvestres. Libres mariposas de colores vivos llevan el polen al bosque de las Utopías y regresan impregnadas de una luz vital. Seremos más libres que ayer y ganaremos el mañana.

Caminando juntos

Cuando se escucha a los 15M el pensamiento se llena de aire fresco y se renueva. Desde Twitter la comunicación fluye y refluye. Esta red social permite transmitir ideas y ellas van impregnando de aromas y tibiezas primaverales al invierno popular. Desde siempre ser joven facilita tener utopías que muchos las catalogan de quiméricas cayendo en la redundancia. Esta primavera social se expande y mi anhelo es que llegue a todas las gerontocracias de este planeta. La libertad de las conciencias no solo es interior y personal. Libres de ideas sin que nos cuelguen el nombre de Disidentes, por ejemplo. Los políticos actuales y que gobiernan, se sienten imbuídos de la Verdad absoluta y se creen defensores de sus pueblos que califican de ignorantes de lo que les pueda suceder. Estos políticos deben dejar paso a los más jóvenes. Actúan paternalmente de quienes no quieren esa tutela. Aire e ideas nuevas en este mundo anquilosado. Nos lo merecemos. En caso de ignorar esa fresca avalancha, los pueblos se juegan hasta la vida. Lo demuestran los árabes que merecen nuestra admiración y profundo respeto.