No paran de llegar…
Llegan cientos cada día desde África, huyendo de todo. Se desangran continentes enteros. Recorren caminos imposibles y desiertos inclementes. Sufren hambre y sed, dolor, agresiones y torturas, esclavizados con maldad. Viajan a Europa como tierra de promisión, aunque sepan que equivocan el objetivo. Vienen con una voluntad de acero propia de su juventud audaz, con sentimiento de impunidad. Se lanzan al mar porque quedarse implica toda la indignidad y sufrimiento. Y no saben nadar…
Europa ya no es solidaria desde que hay países vergonzantes e indignos, dentro de su bandera. Y la norteña más rica no quiere gastar dinero ni quiere ser solidaria. No importa que mueran ahogados …
No importan para nada.
Terrible es que los prefieran muertos. Eso sí, sin verlos.
La propuesta de encerrar a los migrantes nada más llegar, supongo un gesto de Sánchez hacia Macron y demás derechas, se hace difícil de encajar en el caso de personas libres que se han jugado la vida en pos de mejorar su existencia. Quizás sirva para abrir puertos sin restricciones. Además, tendrían cobijo, comida y atención sanitaria. Pero NO CIE, de mala fama, xq se les trata como delincuentes.
Reconozco que cuando veo  “manteros” corriendo despavoridos para no ser detenidos, siento la enorme hipocresía en que vivimos. Para que les toque vivir así, no deberíamos recibirlos. Se merecen la oportunidad de ser iguales a todos.
La propuesta franco-española de retirar las ayudas comunitarias a países que cierren fronteras, es más lógica, a mi parecer.
Hay que tener claro que “ No se pueden poner puertas al campo”.
Anuncios

Sueños felices por una niña

Sueño y te sueño sin poder olvidar
lo que pudo ser y que nunca fue
y te vuelvo a soñar entre mariposas
que se van sin más.
No olvido nada y no recuerdo bien
aquel beso inocente de despedida
si pudo dejar sellado algún amor
que se me quedó inconcluso
en un verano acabado.
Esperé toda mi vida encontrarte
con mi anhelante y soñador
corazón
y cuando llegaste hasta mí
solo quise saber una inútil tontería.
Debo dejar volar libres los sueños
sin querer enredarlos entre mis dedos,
nada más son sueños felices
que vienen y van
memoria inolvidable de un tiempo feliz.

Segurament 

En un alarde de sensatez escribiré un imaginario diálogo. 
– Buenos días señores independentistas. 
– Bon día señora. 
– Hablaré en castellano, sin pedir permiso a sus señorías ya que en la Constitución republicana redactada por vosotros se decretan tres idiomas, catalán, castellano y aranés. 
Sorpendente y exactamente cómo es hoy en día. 
Se me ocurre que para este viaje no hacían falta alforjas…
– Segurament…
– Quisiera darles la razón, porque pueden tenerla ¿o no?. Para ello necesito entender los inicios de vuestro pensamiento. 
– Nosaltres pensem que la nostra terra té desigualtats amb altres regions de España. Volem tenir les nostres contes y els diners. 
– ¿ Podría ser un tema de cooperativismo que no os agrada?
– Ès una bona visió. No volem “ café para todos “. 
– Tenéis razón, ya lo vaticinan los politólogos que el estado de las autonomías es muy caro, es erróneo y será en poco tiempo inviable. Una mala solución. 
– Doncs nosaltres aprofitem que som rics per obrir aquesta via de l’ independència. 
– Sois unos adelantados. Pero parece que aún no fueran mayoría ¿ no?
– Quan es decideix fer rebelions, aquesta es la dels somriures, no calen grans consensos. 
– ¿Es una rebelión?
– Mes o menys. Amb el grapat de gent al carrer tenim la certessa d’ anar pel bon camí. 
– ¿ Quizás este volumen de gente les encandila la conciencia? ¿ O no?
– Estem decidits a declarar l’ independència, amb tots el entrebancs economòmics, laborals i polítics. 
– ¿ Supongo que habéis sopesado todo?¿ O es un anhelo?
– Estem lluitant per la República.
– ¿ Es posible que ahora no sea oportuno? ¿ Si aplican el 155, qué pasará?
– Estem motivats i resistirem. 
– ¿ Y los que no?
– No ès un problema nostre. 
– ¿ Podría ser que todos estemos equivocados?
– Segurament…

Los antisistema llaman a la resistencia. 

Claro que no durmieron en el Arco de Triunfo en las tiendas de campaña de los jóvenes resistentes. Que no se pusieron delante de las escuelas para atajar los golpes de las policías. Que tampoco se les ve al frente de movilizaciones, solo un rato detrás de pancartas. 
Viven bien, cobran dinero público al que debieran renunciar porque son antisistema. 
Se sientan en el Parlament siendo antisistema. 
Han estudiado con dinero público y dan lecciones mientras viven dentro del sistema. 
Incitan a “vaciar” bancos para un corralito que la niña M reconoció tenerlo previsto. Y se atreve a reír cuando le se reclama por esa barbaridad. 
No dicen nada cuando se vacía Barcelona de Empresas, turistas, inversores y compradores de todo tipo… 
Estos chicos dicen que no debemos acatar, si llega, al recién estrenado 155. Y como tienen el poder del apoyo a Puigdemont en el Parlament …
Exigen el “ todos a una como Fuenteovejuna”. 
Vamos chicos, ¡que no les vamos a seguir sus propuestas! 
¡Que ya no se lleva inmolarse!
Y si queréis ser héroes, iros a luchar a los países en guerra que sólo piden pan y tranquilidad en libertad. Vayan a inmolarse solitos!!

Que no

Que no, que no quiero
promesas falsas
que no, que no quiero 
días sin glorias 
que no, que no quiero 
heroicidades vanas
que no, que no quiero 
flores arrancadas
que no, que no quiero 
pobrezas elegidas 
que no, que no quiero 
rebeldes sonrisas
que no, que no quiero 
la no independencia
que no, que no quiero 
ir a Ítaca 
que no, que no quiero 
ser manipulada. 
Que no!

Carta abierta 

Tengo setenta años. Soy una profesional jubilada. Y soy ciudadana del mundo. 
Vaya por delante mi respeto a todas las opiniones. Y yo quiero opinar. 
Y pretendo dirigirme a la CUP. 
Teniendo en cuenta “ juventud divino tesoro” y que ésta es heredera de las reinvindicaciones sociales para abanderarlas, creo conveniente opinar desde la sensatez que te dan los años. 
Os han ganado las prisas, convencidos de hacer posible una Utopía sin entender que por serlo siempre se aleja como el horizonte mientras caminamos.
Y para poder conseguirla siempre debe existir un pueblo sojuzgado, que no es el caso. 
Claro que puede entenderse desde el momento en que las urnas les abrieran las puertas parlamentarias y unos políticos mediocres les aceptaran vuestro apoyo a cambio de gobernar. Mi adjetivación de mediocridad tiene mi intención de poner de relieve la ineptitud de aquellos para hacer verdadera política. 
Habéis abierto una brecha magnífica para correr en pos de vuestros ideales independentistas a cambios de ser apoyos políticos.¿ Mala estrategia?, quizás. 
Ha llegado el momento de rendir cuentas, ante la andanada vuestra. 
Habéis forzado los tiempos y las leyes que decís no respetar pero sí tenerlas en cuenta , aprovechando unos gobernantes que no representan a todos los catalanes; pero que forman parte del sistema.
Con ese empuje juvenil habéis cortado puentes que no debieron quedar rotos, porque vosotros no sois los dueños de todas las verdades ni las realidades, creo yo. 
Niños “ ricos “ con crisis de crecimiento sí. Ricos en libertad, en autonomía, en catalanidad y europeísmo, en dinero para estudiar y con becas solicitadas al Estado, ricos en educación y sanidad y cultura, en días libres pagados por un procès, en dineros extraídos de las arcas públicas para Vías y demás gastos sin el permiso de todos, ricos en derechos humanos… ricos hasta estar con tiempo para crear un estado de excepción independentista que empuja a las calles a vuestra burguesía. 
Ricos en tiempo para redactar una idílica República plagada de falsas promesas y discutibles ideales,con la intención malsana de seducir. A los que necesitan sobrevivir inmersos en una crisis económica que no cesa y a los que tienen recursos económicos suficientes para dedicarse a “ sufrir” lo irreal. 
La irredenta manía de sentirse víctimas de Madrid, desde Pujol, les permite jugar a no ver todo lo que habéis hecho ilegalmente en el Parlament ni como empujásteis a las personas para ir a un referéndum ilegal. Que, desde luego, no se debió reprimir. 
En ningún momento se os ocurrió pensar que no todo es vuestro ni todo se puede violentar. 
En primer lugar no tenéis mayorías parlamentarias y no tenéis nada más que un ideal antisistema que no todos aceptamos. Además,¿ quien os da derecho para “ pedir” un 155? Porque, que os quede claro que pagaréis las consecuencias de no permitirnos disfrutar de nuestra Autonomía. Si sois antisistema, no tenéis cabida ni siquiera en el Parlament. 
Los mayores ya hemos vivido demasiadas situaciones violentas aquí y en muchos países, como para dejarnos encandilar por vosotros. Menos aún necesitamos ni deseamos la pobreza derivada de vuestras ilusiones. 
Os toca seguir creciendo y aprender a convivir… con el sistema. Es mi humilde opinión que no la considero absoluta. 
Eso sí, siempre nos quedará París …